Quiere lingüista conocer cosmovisión de colimenses a través de su lenguaje

 Redacción   27-03-2017     Campus

Al investigador Alan Emmanuel Pérez Barajas le interesa el tema del habla popular en Colima, “porque me parece interesante no sólo rescatar el léxico que le da identidad a nuestra región, sino también reflexionar sobre nuestra cosmovisión y la manera particular que tenemos de construir una realidad”.

Él participó de manera reciente en las Jornadas de Difusión del Cuerpo Académico 67, “Sociedad, cultura y significación”, que organiza la Facultad de Letras y Comunicación de la Universidad de Colima en el Archivo Municipal. Allí dictó la conferencia “El habla popular de Colima. Correlatos entre gramática y cultura”.

Alan Pérez, licenciado en Lengua y Literatura Españolas por la UdeC, señaló que este tema es fruto de varios proyectos de investigación que ha desarrollado en gran medida gracias al apoyo de la Universidad. “Me ha interesado estudiar aquellas construcciones, acomodamientos y palabras en nuestras oraciones que nos hacen diferentes a los colimenses respecto a personas de la región occidente y de otras regiones del país”, dijo.

Al poner un ejemplo de estas construcciones lingüísticas, citó el caso del verbo “saber” (por soler), que se utiliza en función de frecuencia, de “acostumbrar a” o hacer algo de manera repetida, sobre todo en el caso de los hablantes de mayor edad en nuestra región: “Mi mamá sabe hacer capirotada en Semana Santa” o “Juanita sabe llegar a las cinco, pero no ha llegado todavía”. Al respecto, puntualizó que este tipo de formas empiezan a perderse entre las nuevas generaciones, por lo que es importante que los académicos rescaten estas construcciones, que dan riqueza al lenguaje.

Pérez Barajas abundó que para la lingüística funcional, perspectiva desde la cual desarrolla sus investigaciones, no hay formas buenas o malas, errores o malas construcciones, sino alternancias en las formas lingüísticas: “En el momento en que la palabra, oración o la forma cumplen su función comunicativa, es decir, tú me entiendes y yo te entiendo, son exitosas”.

Además, este investigador extendió una invitación a las nuevas generaciones de estudiantes, principalmente a los de nivel medio superior y a los que sienten inquietud por temas relacionados con la lengua, oral o escrita, a que se acerquen a la Facultad de Letras y Comunicación de la UdeC para que conozcan las diversas áreas de conocimiento y de investigación. 

En este sentido, dijo que existen nuevas áreas para el desarrollo profesional, como la lingüística forense, pues los juzgados están ávidos de tener a peritos lingüistas, sobre todo desde la reforma al Sistema de Justicia Penal que incluye los juicios orales; asimismo, hay una demanda de competencias lingüísticas en la atención a niños con problemas de aprendizaje, alumnos con autismo, con síndrome de Asperger, con problemas del lenguaje, de articulación o de audición, y en otras ramas como la Neuropsicopatología del lenguaje o la Mercadotecnia, que están requiriendo de esta disciplina.

Finalmente, el entrevistado aseguró que en Colima “debemos sentirnos orgullosos de nuestra Universidad, porque apoya ampliamente las áreas humanísticas y es de las pocas en el país que cuenta con una licenciatura en Lingüística. La lingüística, junto con la Filosofía y las Letras, es la forma más pura de las Humanidades. Sintámonos orgullosos por ser una universidad que cuenta con estas tres áreas; yo invito a las nuevas generaciones de estudiantes a no dejarlas de lado”.