Contrapeso

Deseos y preguntas para el 2017

 Arnoldo Delgadillo Grajeda  Opinión

La única manera de convencer a la ciudadanía de que las reformas estructurales que impulsó el presidente Enrique Peña Nieto funcionaron, es con resultados visibles y que se sientan en su realidad cotidiana. Esto no sucedió con la reforma energética, pues el primer día de 2017 los costos de la gasolina aumentaron.

Al iniciar el nuevo año, en Colima son de entre 15.95 pesos por litro, la más barata en los municipios con los precios más bajos, hasta 18.40 por litro el combustible más costoso en el municipio con los precios más altos. Además el gas LP también presentó aumento en su costo por kilogramo.

Con ello se espera una cadena de aumentos en precios de otros productos: el consumidor será el más castigado. El primer deseo para este Año Nuevo es que los mexicanos podamos sentir los beneficios de las grandes reformas federales, tan sufridas en todo su proceso legislativo, y tan cacaraqueadas por el titular del Ejecutivo, que ahora esconde la cabeza y guarda silencio.

Es importante que la canasta básica se blinde para evitar que aumente su precio implicando serias complicaciones financieras para las personas más desprotegidas, y también que apostemos como país, de una vez y por todas, por dos alternativas: mayor inversión en refinerías para la transformación del petróleo que se exporta, y por las energías alternativas, para las que por cierto, México posee un gran potencial.

El reto es grande, y aunque el aumento en los precios de la gasolina está más bien relacionado con la depreciación del peso frente al dólar, la mala campaña de comunicación del Gobierno de la República hace que los mexicanos lo asocien directamente con la reforma energética, y se sientan engañados y defraudados. Que los buenos deseos se conviertan en acciones.

Para Colima, tengo también serias preocupaciones en varios rubros: el de seguridad, que sigue cobrando víctimas mortales todos los días; el si continuarán las concesiones del patrimonio público, como ha venido siendo una constante en la administración de Ignacio Peralta; y hasta qué momento el gobernador decidirá hacer cambios en su gabinete, cada vez más urgentes.

Algunas de las preguntas que deben responderse son: ¿qué está pasando en la Secretaría de Cultura, respecto a las dificultades económicas, y la falta de éxito en los fondos federales concursables?, ¿hasta dónde llegará lo gris de secretarios como el del Trabajo?, ¿cuándo se verán resultados de los técnicos que dirigen Movilidad y Turismo?

Si duda alguna, el que recién inicia será un año interesante y tendrá que ser de consolidación para la administración estatal, se acaban los pretextos y comienza a sobrar el discurso de culpar a los que ya se fueron.

Vengan para usted, estimado lector, los mejores deseos en este 2017. Paz, amor y salud para usted.


Punto y aparte


¿Este 2017 seguirán los políticos comprando el proyecto de Cómo vamos Colima? Ahora que la que fuera presidenta de la asociación civil, Gloria Marmolejo, forma parte del gabinete del gobernador, cada vez es más débil la oferta de Cómo vamos y se llena de más dudas morales, ya no digamos técnicas.