Recomienda Salud consumir líquidos y frutas para prevenir infecciones respiratorias

 Redacción   25-12-2016     Salud

Para evitar que la población padezca infecciones respiratorias agudas en esta temporada invernal, la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado, recomienda protegerse contra los cambios bruscos de temperatura, tomar abundantes líquidos, comer frutas y verduras y, lavarse con más frecuencia las manos.

Aunado a estas acciones, la vacuna contra la influenza estacional sigue siendo la mejor medida de prevención, especialmente en menores de 5 años y mayores de 60, así como en embarazadas y personas con diabetes, asma, cáncer, hipertensión o VIH Sida.

Por ello, es importante evitar los cambios bruscos de temperatura, ya que esta es la causa predominante en los casos de infecciones respiratorias agudas, mismas que afectan en mayor medida a niños y adultos mayores.

Asimismo, es recomendable beber abundantes líquidos e incluir en la alimentación las frutas y verduras ricas en vitamina A y C como acelgas, calabazas, espinacas, verdolaga, pimiento, zanahoria, ciruela, mango, manzana, naranja, melón, plátano, papaya, kiwi, fresas, guayaba, toronja, mandarina, limón, col, brócoli, espinaca y tomate, así como hígado, además de pescado.

En esta época la higiene es una medida preventiva importante, de ahí que el lavado de manos frecuente es muy recomendable, ya que contribuye a evitar que los causantes de las infecciones respiratorias que se posan en los objetos se trasmitan por vía aérea o al contacto.

En este sentido, también se debe cubrir la nariz al toser con el antebrazo y realizar la limpieza del hogar o centro de trabajo.

Otro cuidado que se debe tener es evitar la exposición a contaminantes ambientales como el polvo, cubrir los lugares donde puedan entrar corrientes de frío y abstenerse de fumar o retirarse de donde haya humo de cigarro.

De cualquier manera, la dependencia estatal reitera que ante los síntomas de fiebre, dolor de cabeza, secreción nasal y malestar en general, es necesario acudir a valoración médica para que se prescriba el tratamiento adecuado y no automedicarse, a fin de reducir el riesgo de complicaciones en la salud.