Desde la Curul 26

Se veía venir

 Juan Ramón Negrete Jiménez  Opinión

La semana que recién concluyó se calificaron las cuentas públicas de los 22 entes auditables, por parte del Congreso del Estado, lo cual no originó ninguna sorpresa y todo se dio como era previsible.

De antemano se sabía que no se iba a desaparecer el cobro del Impuesto al Derecho de Alumbrado Público, que está incluido en las leyes de ingreso de los diez ayuntamientos del estado, y que a pesar de ser un cobro inconstitucional, decretado así por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, a nadie le interesa cumplir con la Constitución General de la República, ni con la particular del estado, ni con las leyes que de ellas emanen, como lo juran el primer día en que toman posesión.

Y que hay que decirlo de que no obstante de que hacen la faramalla de subir a tribuna y desgarrarse las vestiduras, pareciera que de antemano ya está pactado quiénes votarán a favor y quienes se abstendrán o lo harán en contra, siempre y cuando no se comprometa el que se sigan aplicando esos cobros inconstitucionales.

También todos sabíamos que iba a seguirse cobrando la tenencia vehicular, aún cuando fue lema de campaña de muchos de los que están estirando la mano cada quincena para cobrar sus muy sustanciales dietas (salarios), sin el menor rubor, apostándole que al fin y al cabo la mayor parte de la población están conscientes de que eso no lo van a quitar nunca.

Y que cuando por fin decidan desparecer el cobro de la tenencia vehicular, es porque al mismo tiempo se estará creando otro nuevo impuesto que quizá lo denominen “impuesto a la posesión de vehículos”, o algo por el estilo.

Y que en el “debate” que se dio en la discusión de la aprobación el paquete financiero, no iba a pasar más allá de la retórica y la verborrea y que amparándose en el hecho de que “está subsidiada al 100%”, se seguirá aplicando ese cobro de la tenencia.

Los diputados dejaron de lado que para tener derecho a ese subsidio, los contribuyentes de a pie, como usted o como yo, deben estar al corriente en el pago de más de una decena de derechos e impuestos, como son el predial, agua, multas viales, multas municipales, no estar atrasado en pago de hologramas, ni revalidados, en fin, todo eso es lo que los diputados no dicen antes de salir a gritar voz en cuello que la tenencia no afecta a la población porque está subsidiada al 100%.


Más de 500 amonestaciones


Pudiera escucharse espectacular que de la calificación de las 22 cuentas públicas que fueron aprobadas todas de panzazo, se desprende que se aplicaron más de 500 sanciones, la mayoría de ellas amonestaciones públicas, que nadie sabe qué es eso, porque nunca a nadie le sacan una tarjeta amarilla como en los deportes y todo queda en el señalamiento de “se le sanciona con amonestación pública”, aún cuando hayan sido responsables de desviar o permitir que se desviaran millones de pesos.

Sin embargo esas más de 500 sanciones que deben aplicarse a los irresponsables que incurrieron en las irregularidades, apenas afecta a aproximadamente 200 funcionarios, que en la práctica dejan plasmado que no funcionan, y que sabe qué es peor, que se les mantiene en el cargo para que sigan cometiendo las mismas tropelías, incluso corregidas y aumentadas, a sabiendas de que nadie les va a hacer nada y que una “amonestación pública”, es algo así como una llamada a misa o un regaño desde el púlpito.

¿Sabe qué es lo más grave?, que los señores y señoras diputadas dejaron pasar la última oportunidad de haber hecho algo en favor del estado al que tanto dicen querer, --cuando menos mientras son representantes populares--, y que teniendo el sartén por el mango para obligar a quienes saquearon el Gobierno del Estado y los ayuntamientos, y los organismos operadores de agua a reintegrar lo que se desvió, les temblaron la corvas para hacerlo.

Yo quisiera creer que efectivamente fue porque les temblaron las corvas, y no porque están dejando la cama tendida, para que cuando a las otras legislaturas les toque calificar la actuación de los actuales tribunos, no se vayan a ensañar con ellos.

De otra manera no se entiende que si por ejemplo en la cuenta pública del Poder Legislativo, que señalaban que los ex integrantes de la comisión de gobierno interno se habían aprobado bonos el penúltimo día de su gestión como diputados a las 22:15 horas, el 29 de septiembre, esto es, a escasas 25 horas de acabar su gestión como diputados y cada uno de los seis diputados del PRI, PAN, PVEM, PANAL, PRD y PT, se entregaron bonos sin ningún tipo de comprobación por 50 mil pesos a cada uno.

Y se entregaron dos bonos de 100 mil pesos, a los presidentes de las Comisiones de Hacienda, Presupuesto y Fiscalización de los Recursos Públicos, y al de Estudios Legislativos y Puntos Constitucionales “por tiempo extra”, a sabiendas de que la ley prohíbe la entrega de bonos, los actuales diputados, en aras de proteger a sus antecesores, hayan modificado el término y hayan incluso hecho aparecer documentos firmados por supuestamente gentes que recibieron ese recurso “por trabajos” a la citadas comisiones.

La sanción que proponía el Órgano Superior de Auditoría y Fiscalización Gubernamental, era obligar a los ex diputados, Martín Flores Castañeda (PRI), Gina Araceli Rocha Ramírez (PAN), Jesús Villanueva Gutiérrez (PANAL), Francisco Rodríguez García (PRD), Mariano Trillo Quiroz (PVEM), Marcos Barajas Yescas (PT), Oscar A. Valdovinos Anguiano (PRI) y Arturo García Arias (PRI), era que reintegraron en los seis primeros casos el bono de 50 mil pesos y en los dos últimos casos el bono de 100 mil pesos.

Y también se proponía la destitución e inhabilitación, en el caso de los ex diputados que están laborando en alguna responsabilidad estatal o municipal o desempeñando algún cargo de elección popular, que finalmente es lo que les podía, porque en cinco de los 8 casos son regidores de distintos ayuntamientos, en otro caso es funcionaria de una administración municipal y solo en dos no se encuentran dentro de la administración pública.

¿Pero quiere saber por qué les temblaron las corvas?...

Respecto a por qué se prestó la mayoría de diputados de la Quincuagésimo Octava Legislatura a cerrar los ojos y decir “¡ah!, tienen razón los ex diputados, no fue bono, sino un apoyo”, por la simple y sencilla razón de que los ex diputados les mandaron el mensaje “si se atreven a sancionarnos, a ustedes les irá peor”.

Al principio los actuales legisladores, muy sacalespunta, andaban envalentonados, diciendo que “hay que destituirlos, hay que obligarlos a que regresen los recursos de los bonos y hay que inhabilitarlos”.

Pero bastó que les recordaran los ex diputados que ellos también tienen una enorme cola que les pisen, para que cambiaran radicalmente su manera de ver las cosas.

Los ex diputados les mandaron decir que ellos están peor y que actuaron de manera ilegal, al haberse auto-aprobado ampliar la partida de previsión social múltiple de 33 mil a 68 mil pesos mensuales y que la cobraron de mayo a septiembre, para que recapacitaran y como por arte de magia olvidaran que los anteriores legisladores se habían pagado esos bonos.

Por esa razón modificaron el dictamen y todas las sanciones, como el reintegro de recursos, las destituciones e inhabilitaciones, ¿adivine usted en qué quedo?... ¡acertó! En una amonestación pública para los ocho ex legisladores, que aún se siguen arrastrando de risa…

Así, haciéndole al Tío Lolo, se realizó la calificación de las cuentas públicas, donde ex alcaldes que debieran estar sancionados no fueron tocados ni con el pétalo de una rosa y “segundones”, a quienes se le aplicará todo el rigor de la ley… pero bueno no podía ser de otra manera, ¿recuerda usted que no hace mucho le dije quién iba a ser el responsable de aplicar las sanciones?... ahí está la respuesta.


Lo que faltaba… noche de perros


Como cada año ocurre en la calificación de las cuentas públicas o en la aprobación del paquete financiero, siempre se dan cosas que habrá quienes las quieran ver como chuscas, o los que tratan de hacerse los graciosos, en fin, nunca falta el prietito en el arroz…

Y en esta ocasión fue el coordinador del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, Luis Humberto Ladino Ochoa, quien en la sesión del martes 29, cuando se estaba leyendo el dictamen de la calificación de la cuenta pública del ejercicio fiscal 2015 del municipio de Tecomán, allá cerca de la 1:00 de la madrugada ya para amanecer miércoles, abandonó su curul y se metió a su oficina.

El hecho en sí no revestía ninguna trascendencia, todos los diputados abandonan el recinto para una cosa u otra, desde para irse a desayunar, comer o cenar, o ir a comerse una nieve, o en fin, hasta para estirar las piernas, utilizando para ello la sala de juntas “General Francisco J. Múgica”, en donde se pasan las horas y es hasta cuando se está llevando a cabo una votación, cuando como por arte de magia, empiezan a salir todos al pleno.

Bueno pues el coordinador del grupo parlamentario del PAN, regresó cargando en sus brazos un perrito, al parecer de la raza Schnauzer (espero no equivocarme de raza) y cruzó todo el salón del pleno para tomar su lugar a un costado de la diputada del Partido Verde, Martha Alicia Meza Oregón, quien en determinado momento tomó el can en sus brazos.

Sin embargo esa acción que para el legislador Ladino le causó risa el haber metido a su mascota y tenerlo en sus brazos, mientras se desarrollaba la sesión, así como a otras personas de las que aún estaban en el recinto legislativo siguiendo la sesión, se lo festinaban, bueno para el presidente de la mesa directiva, Javier Ceballos Galindo, no fue graciosa esta acción.

Y luego de comprobar que era un perro el que estaba en el recinto de sesiones del Congreso del Estado, le pidió al coordinador de los diputados panistas, guardar respeto al recinto y a la investidura de los propios legisladores y sacara a su mascota.

Eso provocó el enojo de Luis Ladino, quien a regañadientes tuvo que regresar con su perro a su oficina, para entregárselo a quien se lo había llevado, no sin antes lanzarle dos o tres epítetos al presidente de la mesa directiva, por la manera de haberlo llamado a guardar el orden y la compostura y a no faltar al respeto a la investidura del propio Congreso.

Las cosas no quedaron ahí, ya sin el perro, cuando Ladino se regresa al pleno, en lugar de ir a ocupar su lugar, va directamente a donde se encontraba el presidente de la mesa directiva, en el presídium y no solo le reclamó el hecho de que le hubiera llamado la atención, sino que “picando a bravo”, como buen egresado de la “Info-R”, en lugar de disculparse, le soltó un repetumbe, que dicen los que escucharon que fue más allá de los insultos y hasta “le cantó un tiro”.


Es que extrañaba mucho a Lucas…”


Esa noche-madrugada las cosas no pasaron a mayores, sin embargo en la sesión del miércoles 30, en una de las intervenciones que tuvo el coordinador de los diputados, Luis Ladino retomó el tema de su perro y es que el presidente de la Comisión de Gobierno Interno, Nicolás Contreras, hizo referencia “a que le estaba dando de comer a mi perrito”.

Y ándale que Ladino se pone a hablar de su mascota: “mi perrito cumplió un año el 27 de noviembre (antes no le quiso hacer piñata en el pleno), yo amo a los animales; amo a los perritos, y hay una ley que fue reformada en marzo de 2014 que es la ley de protección a los animales del estado de Colima.

Y agregaba: “Yo a mi perrito lo quiero mucho, inclusive duerme en el mismo cuarto que yo, y efectivamente, le doy de comer tres veces al día y come comúnmente lo que comemos en casa, y quiero manifestar ante esta tribuna, pues que amo a los animales, siempre los voy a amar porque desde niño tuve diferentes perritos y el del día de ayer (martes-miércoles), inclusive ya lo puse en mi perfil, vino a visitarnos aquí nuestro perrito.

“Y bueno al presidente le molestó que haya venido mi perrito a visitarnos, pero ya tenía dos días sin verlo, porque estamos aquí trabajando arduamente, peri bueno, vamos dejar el tema de mi perrito, que por cierto se llama Lucas, Lucas Ladino Ríos, porque tiene nombre y apellidos...” y pasaba al debate del presupuesto de la ley de ingresos del Gobierno del Estado.


MAM y su teoría de la confusión


En otro tema déjeme comentarle que el martes que se calificó la cuenta pública correspondiente al ejercicio 2015, del Poder Ejecutivo (Gobierno del Estado), al mediodía empezó a circular un documento a través de las redes digitales, a manera de boletín de prensa atribuido al ex gobernador Mario Anguiano Moreno, donde señalaba que había acudido al Congreso del Estado, para responder los requerimientos de la Comisión de Responsabilidades, respecto al procedimiento de responsabilidad administrativa que se le sigue, radicado con el número de expediente 20/2016, aduciendo que es injustificado.

Bueno cuando circuló ese boletín del ex gobernador Mario Anguiano, aún no se entregaba el documento al Congreso, el cual se recibió en la Oficialía de Partes, aproximadamente a las 13:20 horas, sin que se informara quién lo llevó, porque el ex gobernador para nada se paró en el Congreso.

En ese documento Anguiano Moreno por una parte muestra sus argumentos y pruebas documentales, (según el boletín) donde dice al presidente de la Comisión de Responsabilidades, que el juicio en su contra “… carece de la más mínima lógica y sentido común el Dictamen que da origen al Procedimiento de Responsabilidad Administrativa”.

Y según el ex gobernador “es incongruente y adolece de sustento legal, al contener aberraciones que denotan un claro y doloso interés mediático y político”, dice el escrito.

Bueno en el mismo documento en una segunda parte, el ex gobernador Mario Anguiano Moreno, presentó ante el Congreso del Estado, denuncias de juicio político y de responsabilidad administrativa en contra del ex gobernador interino Ramón Pérez Díaz, y del Secretario General de Gobierno, Arnoldo Ochoa González, y del Secretario de Planeación y Finanzas, por ejercer los recursos del crédito por 638 millones de pesos.

De acuerdo al documento enviado por el ex gobernador Mario Anguiano, la denuncia de juicio político, también es en contra del Auditor Superior del Estado, Carlos Armando Zamora González, en su calidad de titular del Órgano Superior de Auditoría y Fiscalización Gubernamental, y del diputado Santiago Chávez Chávez, “por omisión en el cumplimiento a las obligaciones contraídas como integrantes de la Comisión Especial de Seguimiento al crédito autorizado en el decreto 565”.

Tratando de confundir a la gente, el ex gobernador Anguiano, trata de pasar de acusado a acusador, y trata de culpar el ex gobernador interino Ramón Pérez Díaz, al entonces Secretario General de Gobierno, Arnoldo Ochoa González, y al Secretario de Finanzas y Planeación, Carlos Arturo Noriega García, de ser ellos los que endeudaron al estado.

El ex gobernador, con toda la desfachatez del mundo trata de responsabilizar al ex gobernador y demás funcionarios, de que ese crédito, quienes hicieron la solicitud al Banco Interacciones, quienes recibieron el crédito y quienes lo ejercieron fueron ellos.

“Si el OSAFIG y la Comisión de Hacienda consideran que la contratación y el ejercicio del crédito fue indebido, que es lo que están sancionando, entonces dicha sanción debería recaer en quienes realizaron tales actos”, definió Mario Anguiano, quien remata su documento señalando que para demostrar que él no es responsable “estoy presentando los elementos de prueba en la respuesta a la Comisión de Responsabilidades”.


No fue lejos por la respuesta


Bueno pues Mario Anguiano no fue muy lejos por la respuesta y este domingo el ex gobernador interino Ramón Pérez Díaz, el actual Secretario General de Gobierno, Arnoldo Ochoa González y el Secretario de Planeación y Finanzas del Estado, Carlos Noriega García, emitieron un documento dirigido a la opinión pública, donde no solo refutan todos los señalamientos del ex gobernador Anguiano, sino que punto por punto le afirman que son falsos todos los señalamientos realizados en contra de quienes firman el comunicado, donde lo único que busca es confundir y engañar a la sociedad colimense.

Dicen los señalados que lo que Mario Anguiano pretende “…es confundir y engañar a la sociedad colimense al referir como motivo de la sanción del OSAFIG, el crédito contratado en diciembre de 2015, ocultando que la determinación del OSAFIG fue por haber mal utilizado y/o desviado el crédito contratado en agosto de 2015 por 638 millones de pesos”.

Tanto el ex gobernador Pérez Díaz, como los actuales Secretario General y Secretario de Planeación y Finanzas, refutan uno a uno, los señalamientos que les hizo Mario Anguiano, y que por cuestiones de espacio no se los transcribo, pero que concluyen mencionándole que “…Ni el Congreso del Estado, ni el Gobierno Interino tenían los elementos para conocer que Mario Anguiano engañó sobre el destino de los créditos a corto plazo, por ello es que estamos exentos de toda responsabilidad”.

Este asunto aún va a dar mucho de qué hablar, por lo pronto habrá que esperar a ver si de veras Mario Anguiano tiene los arrestos, para acudir personalmente al Congreso del Estado, a ratificar la denuncia que mandó con un mensajero. Si no lo hace hoy, entre mañana y pasado, la Comisión de Responsabilidades lo citará para que ratifique su denuncia.

De no hacerlo quedará muy mal parado ante la sociedad, pero hacerlo lo obligará a probar sus acusaciones, eh ahí el dilema…. Esperaremos y ya le comentaré lo que ocurra.