Desde la Curul 26

Salud, en terapia intensiva

 Juan Ramón Negrete Jiménez  Opinión

El pasado lunes concluyeron las comparecencias de los secretarios de la administración estatal, así como del Procurador General de Justicia del Estado, quienes acudieron ante el Congreso local a ampliar la información contenida en el documento del primer informe de labores del gobernador José Ignacio Peralta Sánchez.

Para cerrar las comparecencias correspondió el turno al doctor Carlos Salazar Silva, Secretario de Salud, quien pintó un panorama tan desolador, que para hablar en términos médicos, con todo lo que dijo el ex rector de la Universidad de Colima, creo que el diagnóstico sería que la dependencia se encuentra en terapia intensiva, (aunque casi casi, a un pasito de entrar en fase terminal).

Haciendo un breve recuento de lo que dijo el doctor Salazar Silva, porque nomás para que tenga una ligera idea de cómo estuvo aquello, esta fue la comparecencia más extensa de las siete programadas y tan solo en las preguntas y respuestas donde disponía de treinta minutos rebasó ligeramente el tiempo y se llevó 78 minutos, más 42 minutos de su exposición inicial, (disponía de solo diez minutos), entonces ya se imaginara, ¡ah! y aquí no le sumo las intervenciones de los diputados, eh.

Pero ¿sabe qué?, entre más hablaba el doctor Salazar, salían y salían datos de hechos que no se pueden explicar cómo es que nadie hizo nada en su momento, o que nadie las haya visto…

Se refirió a que a su llegada a la Secretaría, se encontró que todos los equipos médicos sin excepción, de todas las unidades médicas de primero o segundo nivel, son obsoletos, incluyendo los equipos complementarios para que puedan laborar los médicos, las enfermeras y los pasantes.

Equipos que tiene una vida media, sí es adquirido nuevo de 2 años o 3 años, y que los que encontraron tienen más de 6 años, además de haberse encontrado con muchos faltantes de equipos.

Se refirió al saqueó que sufrieron el Hospital Regional Universitario y el Hospital de Tecomán, donde encontraron que equipos completos fueron fueron sustraídos y vendidos como chatarra supuestamente; “…encontramos unidades médicas solo en el aspecto no únicamente de infraestructura pero sin complementos.”

“…Por ejemplo si nos referimos al Tecomán o al Universitario fue sustraído el equipo y no para instalarlo en otro lado; los aparta-rayos por ejemplo, el equivalente más o menos a 3 toneladas de cobre fueron sustraídos y dejaron sin operar la protección para el Hospital Universitario, esto generó que se dañará en los primeras tormentas de este año equipo médico que estaba operando”, denunció el doctor Salazar.

A decir del funcionario, del Hospital Regional Universitario, fueron sustraídas también partes de los equipos de aire acondicionado, para venderlo como chatarra; lo mismo sucedía en Tecomán, que encontraron un nosocomio disfuncionando el equipo, por el cual se pagaba mantenimiento.

Es decir la anterior administración gubernamental autorizó al titular de Salud para que pagara por el mantenimiento de los equipos de aire acondicionado que fueron saqueados, a lo que Carlos Salazar dijo que “…todavía nosotros tuvimos por contrato, la obligación de tener que liquidar cantidades importantes, muy importantes, que van fuera totalmente de los costos autorizados para mantenimiento de un equipo de ventana.”

Y no se digan los equipos de aire acondicionado integrados como son los del Hospital Universitario, el Instituto de Cancerología que supuestamente era a los que les daban mantenimiento. El doctor Salazar dijo que las bitácoras y los contratos y facturas tenían las firmas pero nunca se les dio mantenimiento.

El colmo de la desfachatez fue que la última vez, ya en esta administración, que fueron a cobrar por ese mantenimiento, “…les exigimos que nos dijeran cómo estaban los equipos y la recomendación fue que contratáramos quien les diera mantenimiento, está escrito eso.”

Pero no solo eso, también las condiciones en que encontraron el equipamiento, de infraestructura de camas.

En materia de finanzas, de plano el doctor Salazar dijo que ha sido muy difícil encontrar la punta sobre cómo analizarlas, “la información era muy vaga, muy difícil de encontrar. Estamos ahora, a estas alturas estructurando realmente las finanzas y como alguien dijo, abrimos un cajón y encontramos novedades.”


Los mismos empleados demandaban a la Secretaría…


A la llegada de esta administración gubernamental dijo que encontraron deudas, “…demandas de deudas atrasadas… hay demandas laborales que la verdad, dicho desde el punto de vista legal, no tenían sustento, pero a esas demandas no se les dieron los seguimientos adecuados y los mismos demandantes habían sido empleados de la Secretaría en el ámbito jurídico, por lo tanto sabían cómo estaba el desorden y eso favoreció que se diera el procedimiento favorable para ellos.”

Pero no nada más esto, sino que incluso dijo que “el abogado que después estaba demandando al anterior abogado, se convirtió también en demandante de la Secretaría, o sea, fue una secuencia. No tenemos con precisión, no este este caso el que nos va a impactar económicamente, van a ser la suma de todos.”

De acuerdo a las versiones, dijo que alguien comentó que iban a ser 900 mil pesos, “…cuando originalmente ya estaban perdidos los casos debieron haberse hecho las liquidaciones correspondientes, todo por un mal manejo administrativo y no lo hicieron así, estuvieron pasando los meses y los años, y llega a la suma que ahora ya ustedes han señalado.”

Actualmente se arrastra un rezago en equipamiento, que es muy difícil calcularlo, pero en puro equipamiento se habla que anda sobre los 300 millones de pesos.

Aunado a ello la Secretaría de Salud arrastra un déficit financiero para poder cubrir a los proveedores, del año 2010, 2011, 2012, 2013, 2014 y 2015, a quienes no se les cubrieron las facturas.

Y por si fuera poco “traemos un déficit económico, porque no se establecieron las previsiones económicas correspondientes.”

Por todo lo que se han estado encontrando habrá gente que saldrá afectada, dijo, y eso “nos ha generado valores encontrados en qué hacemos, hay gente de pocos recursos que están siendo afectados como proveedores de años, pero también hemos visto cómo se negociaba con esos proveedores, con un sobreprecio, a lo mejor en el entendido de que se les iba a pagar a más largo plazo, tanto así que algunos de ellos que están al borde del colapso económico tomamos la decisión de negociar, con descensos de las cuentas y poder ayudarles en un momento, pero hasta a un límite, no pudimos solventar muchas de las deudas”.

El titular de Salud dijo que cuando ellos llegaron, platicaron con los proveedores “…nosotros señalamos que cubriríamos el total de la deuda desde el inicio de este año, (de) atrás nosotros no estamos cubriendo, porque no tenemos recursos, o pagamos deudas anteriores o compramos medicamentos”.

Esas son realidades que todos los días, citando que por ejemplo, existen dos proveedores a nivel nacional de gases medicinales. Esos dos proveedores se dividieron los estados del país.

Señaló el doctor Salazar que la anterior administración le quedó a deber también a ellos “…nos pusieron una fecha y en esa fecha tenía que pagarse o nos cortaban el suministro de gas. ¿Qué hicimos? Tuvimos que negociar, porque, yo dije no les voy a pagar a estos que nos surten aquí en Colima y voy a recurrir al otro proveedor, me dice el otro proveedor, “no, no, no, el proveedor del estado es este, arréglate con él o le cubres o no te suministra”.


Pagando en abonos “chiquitos”, como en…


Pero así como esos hay otros proveedores, no únicos pero sí indispensables, diría el titular de Salud, como son los medicamentos oncológicos, señalando que “…en lugar de estarles pagando mensualmente les estamos dando abonos semanales; los medicamentos clasificados para cada caso se vienen del laboratorio (de) donde se hacen las premezclas, las combinaciones de los medicamentos, las unidades se paran en Ciudad Guzmán y de ahí nos llaman, si ya está hecho el depósito siguen el camino a Colima, si no se regresan a Guadalajara.”

De acuerdo a lo que dijo el doctor Salazar, el día último del mes anterior les llegó un comunicado de algunos de los proveedores, donde le informaban que era el último día que les suministraban medicamentos únicos, por las deudas atrasadas y para ese día tenía que depositarle 15 millones de pesos.

A decir del funcionario “para nosotros es tener que negociar todos los días… lo que hicimos fue darle abono”.

Esa es la situación real que vive el sector salud en Colima, y a decir del titular de esta dependencia cuenta con los números de los adeudos que se ha venido encontrando “...sí, pero no son números totales”.

Señaló que existe un organismo público descentralizado que es “Servicios de Salud del Estado de Colima”, donde en un primer análisis les arrojó al cierre de junio, un déficit de alrededor de 550 millones de pesos, sin contar las necesidades a cubrir como son reparación de equipos, o cambio de equipos.

Asimismo cuando se ha dicho que se adquirió equipo nuevo, hace una aclaración: “…no lo compramos eh, convenimos bajo la licitación y así se lanzó la licitación, de que los proveedores entregarían totalmente todo el equipo nuevo con características señaladas y nosotros estaríamos comprando los suministros o reactivos, o materiales, para estos equipos durante 19 meses”.

Y es que afirmó que “si nosotros lo hubiéramos hecho bajo el esquema anterior, nos hubiera costado alrededor de 40 millones de pesos más”.


Licitaciones a modo y sobreprecios de hasta 300 veces el valor…


Asimismo hace otra aclaración: “Por ejemplo, no fueron tres licitaciones, no en el materno-infantil, hicieron una licitación a modo, eso ya demostrado legalmente, porque nosotros hicimos demandas y esa demanda implicó al único participante y el único ganador del proceso de licitación”.

Dijo que como el 14 de diciembre se lanzó la licitación y se dio el fallo el 3 de enero. “…Sí, o sea totalmente cuando todas las empresas ya están fuera del mercado, pero alguien puede decir que ¿quién la canceló? la canceló la administración que estaba al frente del doctor (José) Rivas Guzmán (Secretario de Salud, en el gobierno interino de Ramón Pérez Díaz), cuando se da cuenta de que en primer lugar cuando se da cuenta de que en primer lugar, todo el recurso que eran 86 millones para el equipamiento, nada más había alcanzado en la compra para el 70% del equipo.

Señaló que esto obliga por ley, “…se llama por insuficiencia de presupuestaria, a la cancelación pero había suministros, o insumos que estaban cotizados 250 o 300 veces el valor sobre el valor que está en el mercado abierto al público”.

Indicó que al momento que se da la cancelación no hubo una reacción inmediata del triunfador, la reacción viene cuando después de analizar jurídicamente todo, en el ámbito estatal “nos dicen hay que lanzar ya la licitación y la lanzamos ya en la administración actual, a finales de febrero, o principio de marzo, una licitación pública internacional donde se incorporan los proveedores de bienes y servicios que ya le mencioné 70, les interesa al final se hace la licitación en un esquema donde no puede ser un intermediario el que esté generando la proveeduría”.


Metieron a sus familias antes de irse….


El doctor Carlos Salazar en su comparecencia, revela también que antes de que concluyera la administración gubernamental anterior, metieron a trabajar en la Secretaría de Salud a gran cantidad de personas, a grado tal que el 80% del presupuesto ya se destina a nómina “…y cualquier institución que aplica el 80% a la nómina está en riesgo muy serio financieramente”.

Destacó que hay muchos señalamientos de que hay mucha gente trabajando en Salud, lo cual dijo que eso es un error, “… fíjense bien, hay un error por aquí, yo puedo decir son muchos, pero muchos en el área administrativa. Antes de que se vaya la anterior ministración incorporaron algún número significativo de familiares de directivos en el área administrativa y fueron nada más dos o tres enfermeras, (es más) me parece que ninguna”.

Inclusive dijo que no siquiera se respetaron los perfiles, ya que afirmó el titular de Salud, que se incorporaron politólogos para que fueran citotecnólogos, --los citotecnólogos son los que leen las laminillas de células--, se incorporaron radiotécnicos como radiólogos y efectivamente reconoció que hay también empalme de horarios.

“Eso yo no lo estoy disponiendo, lo dispone la Federación a partir del uno de enero, todo el trabajador que esté empalmado en más de una institución, o sea, que esté en dos instituciones, va a ser observado y va a ser suspendido de sus dos plazas o de las tres, hasta que no exista una regularización y una explicación al tema”.


Médicos que no eran médicos…. Jubilados que no trabajaban…


Afirmó que ya en este momento tienen observación a nivel nacional, “…con nombre, con datos de qué gente tiene nombramiento de médico y no es médico; especialista y no es especialista, o de enfermera y no es enfermera, eso está observado y me están pidiendo a mí que retorne dinero a la Federación, pero al primero que se le va a aplicar es al trabajador”.

Resaltó que había un funcionario que cobraba doble, por una parte ejercía una nómina de funcionario y por la otra cobraba su base, tenía las dos nóminas; “…había otro, bueno ya no está, lo incorporaron un año antes de su jubilación y lo jubilaron y nunca se paró a laborar”, cómo la ve, de ese pelo las puerquezas, diría aquél panista.


Ni enterrador ni policía….


El secretario de Salud, dejó muy claro en su comparecencia que en todo lo dicho “…Yo no estoy mintiendo, ni estoy ocultando, son realidades, todo eso tenemos que regularizar ¿en cuánto tiempo? No sé, pero lo tenemos que ir haciendo paulatinamente”.

Y aclaraba: “Yo no soy policía, ni soy enterrador, ni voy a sacar cadáveres, ni voy a enterrar a nadie. Yo lo único que voy a hacer, es dar datos a los órganos que corresponde, para que ellos califiquen y si no procede, que no proceda y sui procede, que procedan, sí. Todos tenemos que rendir cuentas también”.

Esta es una parte de lo mucho que expuso en la comparecencia, en donde los diputados le insistieron en que habían aprobado la realización de una auditoría excepcional, pues creen que hay muchas más cosas que no han salido a la luz pública y que quienes las cometieron deben pagar por ello.


Acuerdan realizar auditoría externa


Este miércoles el organismo público descentralizado “Servicios de Salud del Estado de Colima”, acordó realizar una auditoría externa e interna en la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado.

La finalidad es presentar los hallazgos derivados de este proceso, que se realiza por acuerdo del Comité de Control y Administración de esta dependencia, ya que se ha detectado un déficit financiero y compromisos laborales que no se han cumplido a los trabajadores de la misma.

Para ello en reunión ordinaria de este organismo se acordó instalar una mesa de trabajo de revisión de la situación laboral de los trabajadores, integrada por representantes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud, de la sección 30, del Órgano Superior de Auditoría y Fiscalización Gubernamental, de la Secretaría de Planeación y Finanzas y de los Servicios de Salud de Colima.

La mesa abordará los temas de previsiones de pago de prestaciones laborales, adeudo a terceros institucionales y la elaboración de un exhorto al Gobierno del Estado para que regularice las aportaciones correspondientes que complementen los pagos al personal regularizado y formalizado.

Los hallazgos derivados de estos procesos serán presentados en reunión extraordinaria de la Junta de Gobierno del Organismo Público Descentralizado.

Durante la reunión que fue presidida por el Secretario General de Gobierno, Arnoldo Ochoa González, quien acudió en representación del gobernador José Ignacio Peralta Sánchez, se acordó presentar en la siguiente reunión ordinaria la estrategia que se aplicará para atender la problemática laboral y el déficit financiero de la Secretaría de Salud.

Además se acordó gestionar la inclusión en el organigrama de la Contraloría General del Estado, a la Dirección de Contraloría Interna de los Servicios de Salud del Estado de Colima, con el fin de fungir como un órgano interno de control.


Para cerrar…. Se fue Julia…


**Le informo que el mismo lunes, una vez que concluyeron las comparecencias y de que se desarrollaron las reuniones de trabajo ya programadas, por la tarde se convocó a una sesión ordinaria, que no estaba agendada, a fin de conceder licencia para separarse del cargo a la diputada Julia Licet Jiménez Angulo, que buscará la dirigencia estatal de su partido, Acción Nacional.

Al presentarse el acuerdo legislativo en donde se concedía autorizar la licencia para separarse del cargo a Jiménez Angulo, se acordó llamar en esa misma sesión al ciudadano José Santos Dolores Villalvazo, para que rindiera protesta como diputado local propietario.

De hecho debo decirle que como le habían avisado desde el domingo que el lunes celebrarían una sesión para conceder licencia a Julia Jiménez y llamarlo a él para que rindiera protesta, pues ándale que llegó tempranito, desde que se estaba desarrollando la comparecencia del titular de Salud, no fueran a iniciar la otra sesión y él no estuviera ahí.

Así que llegó desde temprano, trajeado, y peinado y se sentó donde lo vieran los diputados, para que supieran que ya estaba ahí… pasaron los minutos, después las horas, hasta que le mandaron el mensaje que siempre no se haría la sesión por la mañana, sino que sería hasta las cuatro de la tarde. Pero como que no les creía.

Se acabó la comparecencia, los diputados se metieron a la primera de las dos reuniones de trabajo y Dolores Villalvazo, seguía en el recinto, luego se retiraría.

Por la tarde los diputados desde las 15:40 ya estaban listos para iniciar, pero ¿qué creen?, que ahora era Santos Dolores el que no había llegado, a las 16:08 se abre la sesión, y a las 16:12, cuando se estaba instalando, llegó a paso veloz, tanto que el escalón que está a un lado de la barda que divide la sección de butacas de los pasillo, le juega la mala pasada y lo hace dar el mal paso, lo que hizo que casi todos voltearan a ver qué había sucedido.

Se lee el acuerdo, se aprobó y por fin salió la comisión de cortesía a invitarlo a ingresar al recinto para que rindiera su protesta de ley como diputado local, eran las 16:35, cuando sacó de su ronco pecho el “sí, protesto”, por lo que enseguida tomó su lugar en una de las curules que colocaron donde está la fracción panista.

Para terminar se convocó a sesión para el jueves 17 de noviembre, pero como que se les hizo mucho tiempo y este miércoles se reunió la comisión de Hacienda, para solicitar se convocara a sesión para este jueves a fin de presentar varios dictámenes que ya tiene elaborados.

**Así la Comisión de Gobierno Interno, convocó a sesión a celebrarse este jueves a partir de las 9:00 horas; previamente, a las 8:00, habrá reunión de la Comisión de Gobierno Interno y Acuerdos Parlamentarios.

En la sesión de este jueves se presentará al pleno el dictamen que contiene la Ley de Deuda Pública para el Estado y los Municipios, la cual llega prácticamente consensuada luego de tres reuniones de trabajo con la Consejería Jurídica de Gobierno del Estado y el Instituto de Desarrollo Hacendario del Estado de Colima.

**También subirán al pleno el dictamen mediante el cual se le autorizará al Gobierno del Estado, a desincorporar de su patrimonio inmobiliario, el departamento que tiene en Paseo de la Reforma 444, en la Ciudad de México, para lo cual ya se corrigió el avalúo.

Y también pudiera presentarse al menos un dictamen para autorizar pensiones a personal que ha prestado sus servicios en el Gobierno del Estado… ya le estaré platicando como se ponen las cosas… hasta la próxima.