Se debieron explorarse otras formas de financiamiento: Esmeralda Cárdenas

 Hugo Velázquez   11-10-2016     Colima

La regidora Esmeralda Cárdenas Sánchez, quien votó en contra de la propuesta de adquirir casi nueve millones de pesos en deuda para la adquisición de siete compactadoras de basura y equipamiento para recolección de basura.

Argumentó que no debió haberse aprobado esta solicitud de crédito, pues consideró que existían opciones para financiar la adquisición de nuevas unidades.

El Cabildo del Ayuntamiento de Colima aprobó con 11 votos a favor, uno en contra y una abstención, solicitar contratar una deuda por 8 millones 797 mil 839 pesos para la adquisición de siete unidades compactadoras y equipamiento para el servicio de limpieza y recolección de basura.

Reconoció que hay la necesidad de la compra de estas siete unidades, por las deficiencias y necesidades que en servicios públicos se demandan, “sin embargo lo que yo argumentaba que la forma más fácil es endeudarnos y creo que aquí falta creatividad, que se debió buscar otros esquemas para atender este tema”.

Señaló que el actual Ayuntamiento ha priorizado gastos en otros rubros “que no son menores”, pero que no son prioritarios, indicó al referir que las obligaciones constitucionales de los Ayuntamientos están siendo dejados de lado por la administración de Héctor Insúa.

Ejemplificó el caso del incremento de la compensación extraordinaria para directores de área, jefes de área y jefes de departamento por más de 3 millones de pesos.

“Establecía que estos más de 3 millones se pudieran haber utilizado, en lugar de la compensación extraordinaria, precisamente para la compra de los camiones”.

Incluso destacó que en lo que va del año de la administración hay un sobreejercicio de la partida de compensación extraordinaria por el orden de los 25 millones de pesos, “establecía que se están dado prioridad a temas que no son lo que establece el artículo 15 como responsabilidad de prioritaria de una administración municipal”.