Científicos del IPN evalúan efecto de algas contra el dragón amarillo

 Redacción   23-09-2016     Ciencia

Un grupo de científicos del Centro Interdisciplinario de Ciencias Marinas (Cicimar) del Instituto Politécnico Nacional (IPN) analiza las aplicaciones de los extractos de las algas contra Diaphorina citri, también conocido como psílido asiático, el cual es vector portador del huanglongbing (HLB), enfermedad conocida como el dragón amarillo, que afecta los cultivos de frutos cítricos.

La investigación consistió en el análisis de extractos de algas marinas, que previamente se revisaron en bibliografía especializada y en donde se indicaba que poseían bioactivos con potencial tóxico contra el vector.

En el proceso, se encontró que los extractos de las familias de algas Sargassum, Laurencia y Caulerpa tuvieron los efectos tóxicos requeridos.

La autora de la investigación, la estudiante del doctorado en ciencias marinas del Cicimar, Ana Laura González Castro, comentó que si bien se tienen identificados los extractos de algas con una acción insecticida, aún no se ha determinado el compuesto tóxico para el psílido asiático.

“En el estudio realizamos pruebas con tres extractos de algas: pardas, rojas y verdes; del género Sargassum, que es un alga parda y muy abundante en la zona de San Juan de la Costa; Laurencia, la cual es un género de alga roja; y Caulerpa, que es un género de alga verde. Sin embargo, el compuesto como tal aún no lo determinamos”, mencionó González Castro.

El profesor e investigador del Cicimar, el doctor Mauricio Muñoz Ochoa, quien es asesor en la investigación, mencionó que los compuestos identificados fueron sometidos a pruebas de laboratorio, se colocaron en recipientes de uso microbiológico y fueron puestos en contacto con la Diaphorina citri.

Posteriormente, elaboraron una serie de análisis de datos relacionados con los efectos requeridos, el principal era el número de insectos que morían al cabo de 24 horas de exposición.

“En el proceso recolectamos las algas en el medio marino, las secamos al sol en condiciones controladas para evitar que se contaminaran, después les extrajimos sus compuestos por medio de diferentes solventes, normalmente alcohol etílico, etanol”.

“Sumergimos las algas en etanol y realizamos recambios, después retiramos el etanol por medio de evaporación, resultando un sólido pastoso, el extracto etanólico”.

“Éste contiene una gran cantidad de compuestos que separamos por métodos cromatográficos, es decir vamos separándolos por medio de retención, uno de otros hasta purificarlos, después cada uno de los compuestos se probó en la aplicación que se buscaba”, detalló Muñoz Ochoa.

Los científicos explicaron que los extractos tienen un uso preventivo como plaguicida contra el insecto portador de la bacteria que provoca el HLB; no obstante, aún no se hacen estudios sobre la eficacia que tienen como repelente.

Además, detallaron que son necesarios más estudios de toxicidad en líneas celulares en los árboles para determinar la reacción que tienen estos ante los extractos; sin embargo, agregaron, el uso de extractos líquidos de algas es utilizado ampliamente para estimular el crecimiento de los árboles.