México y Japón: 45 años de intercambio académico

 Redacción   13-08-2016     Ciencia

Más de cuatro mil 800 estudiantes mexicanos y japoneses han realizado un intercambio académico a través del Programa de Cooperación para la Formación de Recursos Humanos en los últimos 45 años, indicó la directora adjunta de Posgrados y Becas del Consejo Nacional de la Ciencia y Tecnología (Conacyt), Dolores Sánchez Soler.

En entrevista, Sánchez Soler subrayó que dicho programa está coordinado por el Conacyt y por su contraparte japonesa la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA, por sus siglas en inglés).

Abundó que bajo este programa, cada año entre 30 y 50 estudiantes japoneses viajan a México para tomar cursos del idioma español y de la cultura mexicana, así como estudios de especialización o estancias de investigación.

Asimismo, una cantidad similar de estudiantes mexicanos viaja a Japón para aprender el idioma, la cultura y la forma de hacer investigación y desarrollo en aquel país asiático.

Este programa permite que profesionistas titulados, japoneses y mexicanos, egresados de nivel licenciatura o maestría y con experiencia laboral, profundicen sus conocimientos a través de estancias en ambos países, con una duración de entre dos y doce meses.


Más de 120 años de relaciones diplomáticas


Las relaciones diplomáticas entre México y Japón tienen más de 124 años, asegura Carlos Uscanga, investigador del Centro de Relaciones Internacionales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en la publicación “Movilidad académica en la relación mexicano-japonesa en la posguerra”.

En este texto, el miembro nivel II del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) señala que las relaciones entre México y Japón surgieron en 1888 con el Tratado de Amistad, Comercio y Navegación.

Señala que en esa época la movilidad académica “no fue acompañada con un programa específico de fomento y apoyo financiero para que los estudiantes en grupo o de manera individual tuvieran la oportunidad de viajar y garantizar su manutención en Japón”.

Fueron Fernando de la Llave, poeta y político mexicano, y Mario Aoyama Kosaka los promotores para que una delegación de universitarios viajara a Japón en 1931.

A partir de entonces se dio un intercambio académico interesante entre México y Japón. Por ejemplo, en 1941 el investigador mexicano José Noriega Limón fue a estudiar la Universidad Imperial de Tokio y a su regreso hizo grandes contribuciones a la radiología.

En contraparte, el doctor Kaichi Matsui, director de la estación de experimentación de la industria marítima Akashi vino a México como consejero del gobierno mexicano para mejorar la industria pesquera en el país.

Años más tarde, se firmó el Convenio Cultural de 1954 con Japón, con lo cual México fue el tercer país que había negociado un instrumento similar después de Francia e Italia y el primero en América Latina.