La literatura lleva a otros mundos: Silvia Molina

 Redacción   05-02-2018     Campus

“El mundo de las letras no es sencillo, pero hay que empezar por leer lo que a ti te gusta”, aconsejó la escritora Silvia Molina a los jóvenes colimenses en una entrevista que concedió en su reciente visita a la Universidad de Colima.

Ella impartió la conferencia “Piratería en Campeche”, en el Archivo Histórico de esta casa de estudio, como parte de las actividades del Seminario de Cultura Mexicana (SCM), corresponsalía Colima.

A los jóvenes, comentó, “no se les debe obligar a leer sino más bien invitarlos a la lectura, porque la literatura te lleva a viajar, a conocer otros mundos, incluso a reconocerte a ti mismo como individuo”.

Al ser cuestionada sobre su trayectoria, dijo que no es fácil ser escritor; “por eso, a los jóvenes que inician en las letras les hace falta un apoyo, alguien que les dé un empujón y que los encamine por el mejor camino. Yo les diría que busquen ayuda, alguien que los guíe, que les diga por dónde ir”.

A los jóvenes que buscan ser escritores, les recomendó que se acerquen a los cursos y talleres de creación artística porque es una manera de empezar y de descubrir qué es lo que más les gusta escribir.

En lo que se refiere a los temas que trata en sus obras, explicó que ella no los busca: “es la misma historia la que te va indicando si es un cuento o una novela. En lo particular, el género narrativo que más gusta es la novela, porque me permite jugar mucho más con la trama, los personajes y el tiempo”.

Silvia Molina no sólo es reconocida entre el público adulto, sino también en el infantil gracias a sus cuentos para niños: “El público infantil es el más difícil, porque a ellos los atrapas desde el primer momento o los pierdes”.

Ha escrito novela, cuento, ensayo, crítica literaria, teatro, crónica y literatura infantil. Recibió el Premio Xavier Villaurrutia (1977) por su novela “La mañana debe seguir gris”; el Nacional de Literatura Infantil “Juan de la Cabada” (1992) por “Mi familia y la Bella Durmiente cien años después”.

Además de obtener el premio Sor Juana Inés de la Cruz de la FIL Guadalajara (1998) por “El amor que me juraste”; el premio “Leer es Vivir” de la Editorial Everest en España (1999) por la novela para jóvenes “Quiero ser la que seré”, y el premio “Antonio García Cubas” por “Álbum de la Patria”.

Su obra ha sido traducida al inglés, francés, alemán e italiano. Es presidenta del Seminario de Cultura Mexicana.