Estación Sufragio

A cada quien lo suyo

 Adalberto Carvajal Berber  Opinión

Con la inclusión de diez simpatizantes (no militantes) para ser postulados como precandidatos a diputados federales y/o senadores, el PRI confirma la tendencia a obviar la trayectoria partidista en aras de una buscada rentabilidad electoral y de establecer alianzas con grupos empresariales, corrientes del PAN o del PRD a las que se quiere integrar al oficialismo, y con liderazgos políticos de regiones que al tricolor le interesa que no se vayan a la oposición.

La moción aprobada por la Comisión Política Permanente la noche de esta viernes, habla de una tendencia nacional. Sin embargo, la lista de precandidatos del PRI y del Verde a las alcaldías y a los 16 distritos locales de mayoría que se dio a conocer a mediados de esta semana en Colima, es típica del estilo personal de gobernar de Ignacio Peralta.

Al encabezar las negociaciones con los grupos políticos que se repartieron las nominaciones para los cargos de elección popular en los comicios que se celebrarán de manera concurrente con las votaciones federales, Nacho Peralta no tenía mucho margen de maniobra.

Había que cumplir con una cuota de género que obliga a postular a mujeres exactamente en la mitad de las candidaturas y con la cuota de edad que fuerza a incluir jóvenes; cumplir los acuerdos nacionales con el PVEM y los convenios que personalmente hizo JIPS con Virgilio Mendoza, cuando éste decidió no postularse a la gubernatura (con los colores del PAN), y con los diputados panistas que se declararon independientes en la actual Legislatura.

Por suerte para Nacho, el Partido Nueva Alianza se excluyó de la coalición local y tampoco nadie se acordó de abogar por la vieja cuota de poder que antaño correspondía a los sectores del Partido. Como no sea que a Jorge Armando Gaytán Sánchez lo estén postulando al 14 distrito local como cenecista, y no por ser miembro de una dinastía.

Un alto funcionario del Partido en Colima reconoció que el proceso de selección de candidatos aquí, es único en el país. Lo es porque Peralta Sánchez renunció (aun cuando difícilmente hubiera logrado) a imponer su voluntad (por dedazo o voto de calidad) como jefe político en el estado, en cada una de las posiciones.

Al parecer, Nacho fue consciente del tamaño de su propia cuota de candidaturas.


Todos ponen


Pragmático como otra veces, el Gobernador pretende quizá compartir con el priismo de los diez municipios tanto el beneficio como los eventuales costos políticos que tenga para el oficialismo postular a tal o cual cuadro.

Las familias que han ostentado el poder de manera intermitente en determinados municipios, saben que tendrán que responder por el eventual fracaso de Lucía Valencia Salazar, en Comala, Ivet Solís Aguirre, en Cuauhtémoc, y Lilia Figueroa Larios en Minatitlán. Pero si consiguen las alcaldías, se reactivarán los linajes a los que ellas pertenecen.

También se juega su capital político la subsecretaria de Sagarpa, Mely Romero Celis, con la nominación de su hermana Osiris en el distrito 6. Y el llamado Grupo Universidad, con la postulación de Héctor Magaña y Ciria Salazar a la presidencia municipal y una diputación por Villa de Álvarez.

Está claro que la lista no es definitiva, y el ejemplo de cuán provisional resultó el registro de precandidatos es el municipio de Colima, donde el dirigente municipal del PRI, Antonio Carrillo Ávalos, tendrá que cederle el lugar a José Manuel Romero porque el director del Imjuve no consiguió integrarse a la fórmula para el Senado que encabezará la alcaldesa de Manzanillo, Gabriela Benavides.

Este viernes se anunció que el ex gobernador Fernando Moreno irá en la segunda posición de la fórmula al Senado. Si consiguen la mayoría, sucedería a su esposa, Hilda Ceballos, en el mismo escaño. Si PVEM y PRI quedan en segundo lugar, Benavides sería senadora por la primera minoría ya que el orden es inamovible.


Asusta Tecomán


Testigos de la negociación han reconocido que la clase política de los diez municipios peleó con uñas y dientes para defender su derecho a poner al candidato, cuando la simpatía del gobernador Peralta estaba con otro aspirante.

En algún caso fue decisión personal de quien traía la nominación en la bolsa dejar pasar la oportunidad. En Tecomán es un secreto a voces que Santiago Chávez declinó la invitación para jugar por la alcaldía, preocupado por el clima de inseguridad que se vive en ese municipio.

Y eso le allanó el camino a Eloísa Chavarrías, priista de toda la vida que hace tres años ganó con el registro del PAN la elección a la diputación federal por el segundo distrito, y hoy es uno de los fichajes más comentados del coordinador del PVEM, Virgilio Mendoza.

Eloísa, cuyas fortalezas son reconocidas en Tecomán, así como identificables sus detractores, es la propuesta más audaz del oficialismo. Su paso al Verde sorprende tanto como cuando Jorge Luis Preciado la reclutó hace tres años.

Mucho más que Adriana Mesina Tena, que también fue electa diputada (local) por el PAN en 2015, pero cuyo distanciamiento con el blanquiazul era público y había pasado por el rito de declararse congresista independiente, lo mismo que Nicolás Contreras y Javier Ceballos.

No es Chavarrías la apuesta más arriesgada del PRI-PVEM en Tecomán, por el hecho de haber perdido (en las dos ocasiones que buscó la alcaldía) una elección interna y una constitucional. Los otros dos candidatos a diputados locales por ese municipio, Noé Pinto de los Santos y Oscar Armando Ávalos Verdugo, también son cartas ya jugadas (si bien han ganado elecciones).


Fuerza limonera


Contra Noé podría medirse el actual regidor Martín Cázares, quien llegó al Ayuntamiento como parte del grupo de limoneros que acompañaron en la planilla del PAN a Lupillo García Negrete.

Cázares encarna los ideales del movimiento de productores del campo que dio origen al Consejo Limonero. Es un joven profesionista que aplica sus conocimientos de agrónomo en la parcela familiar y, junto a su padre, es uno de esos casos de éxito de quienes han logrado revertir los efectos del HLB en los cítricos, a base de tesón.

Como regidor, Martín tejió en todo el municipio una red de servicios comunitarios, concretamente en el ámbito de la comisión que preside en el Cabildo, con temas de juventud y deporte.

Una voz que represente a los campesinos y no a los empresarios agrícolas de Tecomán, en el Congreso, ayudaría a que la sociedad colimense voltee a ver los grandes problemas del sector rural.