Hombres y mujeres casi se emparejan en abuso de alcohol: Secretaría de Salud

 Redacción   25-12-2017     Salud

Al señalar que en estas fiestas decembrinas y de año nuevo aumenta al doble (100%) el consumo de alcohol en una parte importante de la población, la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado, señala que las mujeres han empatado en el consumo de personas no alcohólicas y casi se empareja en el abuso de esta droga legal con el hombre al ubicarse 2 a 1 (arriba aún los varones).

Sobre el tema, el Centro de Atención Primaria en Adicciones (CAPA) de Colima señala que la mujer tiene biológicamente menos enzima que degrade el alcohol, de ahí que el consumo de esta sustancia lastima más fácilmente a los órganos del cuerpo de la mujer y el abuso de la misma puede provocar desde una alteración biológica social hasta una cirrosis más rápida que en el hombre, ya que además de esta deficiencia biológica, el índice de masa corporal es menor en las mujeres.

 

Por ello, destaca que lo recomendable es beber dos veces por semana sólo tres copas en el caso de la mujer y cinco como máximo en el hombre.

 

Excederse de estas cantidades, se considera abuso y se tiene que dejar de pasar una hora por cada bebida estándar (300 ml de cerveza, por ejemplo) para que el hígado pueda metabolizar completamente el alcohol y no generar un daño en otros órganos.

 

Asimismo, las mujeres han venido a empatar el consumo de personas no alcohólicas y a casi igualarse con los hombres en cuanto a cantidades, de tal manera que el abuso en esta sustancia está casi 2 a 1 (hombres arriba), cuando hace algunos 30 años o más esta proporción era de 5 ó 4 a 1.

 

Dicho incremento en la mujer, se debe a que desde hace años ya trabaja y estudia, sale más de la casa y tiene una vida muy activa, lo que hace que busque momentos de relajamiento como el convivio, mismo que se hace con ansiolíticos como el alcohol que baja los niveles de adrenalina.

 

En cuanto a las afectaciones a la salud, personal del CAPA mencionó que el alcohol daña al páncreas (pancreatitis aguda) y luego genera piedras biliares, manifestando que jóvenes y adolescentes que consumen alcohol pueden quedarse dormidos, vomitar sin que se den cuenta y broncoaspirar, lo que puede llevarlos a un coma y a un paro respiratorio.

 

De la misma forma, el alcohol en personas desnutridas puede causar alucinaciones visuales o auditivas, así como deficiencia de magnesio porque se calcifica el riñón, el cerebro y el corazón, lo que puede ser un detonante de un infarto al corazón o del cerebro en personas que tienen diabetes, hipertensión arterial, obesidad, colesterol, y triglicéridos.

 

Además, el alcohol es un inhibidor del sistema nervioso central y facilita que rápidamente se pierda la conciencia, la razón, de ahí que también hay afectaciones neuropsiquiátricas en las personas con depresión que consumen alcohol que hasta puede provocar una ideación suicida o sufrir crisis de ansiedad y angustia que se agudizan en el momento que se corta el consumo.

 

La Secretaría de Salud reitera la importancia de evitar el consumo y abuso del alcohol, la cual, se tiene que iniciar con educación en la familia y saberse que una persona sana, mayor, puede hacer un consumo moderado, dejar de pasar una hora por cada bebida estándar, intercalar bebidas alcohólicas con bebidas sin alcohol y no quitarse la sed con alcohol.