Investiga la Derechos Humanos detención de ejidatarios en protesta en Tecomán

 Redacción   18-12-2017     Tecomán

La Comisión de Derechos Humanos del Estado de Colima (CDHEC), rechazó toda forma de violencia para reclamar un derecho, y a la vez, el uso de la violencia, así como toda reprensión policíaca para acallar o intimidar el ejercicio legítimo de la libre manifestación de las ideas, y del derecho a la protesta; derechos consagrados en los Artículos 6° y 9° de nuestra Carta Magna.

El organismo protector reprobó los acontecimientos del pasado jueves 14, en el que fueron detenidos varios ejidatarios de ese municipio cuando se manifestaban en el libramiento Rubén Tello González.

Además de este hecho, señaló la situación vivida en el Casino de la Feria durante la presentación del segundo informe de labores del alcalde José Guadalupe García Negrete, en que fuera detenido y sometido un trabajador manifestante, por elementos policiales y agredido por otras personas que vestían civilmente, ante la complacencia de los elementos de seguridad pública.

La CDHEC mencionó que ya realiza las labores de investigación y se allega de los datos que permitan el esclarecimiento de los hechos, donde las primeras indagatorias expuestas en fotografías y videos, denuncian represión policial y abuso de la fuerza pública.

Es por ello que este organismo exhorta al edil tecomense, como máxima autoridad municipal y a sus funcionarios, particularmente los que corresponden a las áreas policiales, en los términos del artículo 1° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, a promover, respetar y garantizar los derechos humanos antes citados.

Tratándose del ejercicio de la libre manifestación y protesta, se empleen y agoten en todo momento los mecanismos de paz, como son el trato digno, el diálogo y los acuerdos para la atención de los planteamientos de las y los manifestantes, así como la solución de sus controversias.

“La sociedad en su conjunto exige y precisa de todos, aprender de experiencias del pasado reciente para que no se susciten violaciones de imposible reparación, reclama el imperio de la justicia por el camino de la Paz y no el de la violencia, el abuso o el uso excesivo e irracional, que mina y carcome la confianza en sus instituciones de seguridad”.