Desarrollan investigadores universitarios prototipo para combatir inseguridad

 Redacción   22-11-2017     Educación Villa de Álvarez Medio ambiente
Investigadores de la Facultad de Contabilidad y Administración de la Universidad de Colima en el campus Manzanillo, así como la empresa Nebusens, propiedad de un egresado de la UdeC desarrollan actualmente, con recursos del Conacyt, el prototipo de un dispositivo de vigilancia y seguimiento que podría ser de gran ayuda en temas de salud, de control y sobre todo de seguridad.

El proyecto que podría crear este dispositivo es “Protector: Sistema avanzado de seguridad de alta disponibilidad mediante redes de telecomunicaciones”, que recibió apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología como parte de la convocatoria de desarrollo científico para atender problemas nacionales 2017.

En entrevista, dos de sus desarrolladores, el doctor Sergio Iván Ramírez Cacho y el maestro Luis Octavio Ríos Silva, ambos de la Facultad de Contabilidad y Administración de Manzanillo (FCAM), dicen que se trata de un sistema que localiza objetos y personas en un perímetro geográfico utilizando tecnología WiFi, GPS, Bluetooth y LoRa, ésta última referida a redes locales, regionales, nacionales o globales.

Podría servir, explicó Sergio I. Ramírez, “para localizar o seguir la ruta de objetos de gran valor comercial o de personas con algún tipo de discapacidad, e incluso para mantener alejadas a las personas con alguna restricción legal”. En México, aseguran ambos, “no existe todavía un dispositivo con estas características que pueda comercializarse y que ofrezca, en tiempo real y de manera simultánea a uno o varios interesados, la posición geográfica del objeto o la persona a resguardar”.

La empresa Nebusens buscó a estos investigadores, quienes a su vez invitaron a otros más del Instituto Tecnológico de Colima. La idea fue no sólo crear un prototipo, sino además fabricarlo y comercializarlo; esto es, armar un modelo de negocios, por eso crearon un grupo que incluye a expertos en el área de informática, a financieros, administradores y fiscalistas.

Para Luis Octavio Ríos, “este proyecto es importante para la UdeC porque es una vinculación directa con el sector productivo. Sobre todo, es la búsqueda de financiamiento alternativo a proyectos de investigación científica que nosotros los investigadores podemos obtener al unirnos con las empresas”.

El proyecto requiere más de tres millones de pesos, de los cuales el Conacyt apoya con el 50 por ciento. Por la UdeC participa el Cuerpo Académico 088, además de Juan Alfredo Lino, doctor en Informática e investigador de la Facultad de Contabilidad y Administración de Tecomán. También se sumaron dos egresados de la Universidad expertos en informática.

Su idea fue involucrar al gobierno, al sector empresarial y a la Universidad. Ahora, dice Sergio Iván Ramírez, “lo que nos interesa es retornar en un tiempo corto el beneficio de esta inversión en productos que puedan resolver problemas sociales inmediatos, como el de la inseguridad”.

De acuerdo con la convocatoria del Conacyt, deberán entregar resultados medibles este mes de diciembre. En un buen escenario, afirman, “el prototipo podría estar disponible para el público en general en poco más de dos años”.

Además de generar empleos, dice Sergio I. Ramírez, “alineados con los proyectos rectorales y el tema de la responsabilidad social corporativa, este proyecto toca una de las fibras más sensibles de la sociedad, que es el flagelo de la violencia. Estos dispositivos serían disuasorios y podrían evitar robos de autos, por ejemplo, de computadoras, teléfonos o el secuestro de personas”.

Por último, Sergio Iván dice que “cuando el conocimiento se convierte en algo que puede beneficiar a la sociedad en su entorno inmediato, es cuando toda la inversión social que el gobierno federal hace a través de la universidad y que ésta transforma con sus profesores y sus alumnos, queda justificada”.