Desde la Curul 26

La asonada…

 Juan Ramón Negrete Jiménez  Opinión

El pasado jueves 12 de octubre se puso bueno el jaloneo al interior de la casona azul, sede del comité estatal del Partido Acción Nacional, cuando la “jefa” de los panistas estatal la diputada Julia Licet Jiménez Angulo, convocó a sesión del consejo a fin de tratar algunos asuntos de los cuales debían estar enterados.


Como quizá nunca antes los consejeros llegaron puntualísimos a la cita, sobre todo porque siendo mayoritariamente contrarios a la presidenta estatal del blanquiazul, les urgía que se instalara la sesión.


A la sede del panismo colimense llegó el senador Jorge Luis Preciado, pavoneándose como cuando su grupo era el que mandaba en ese instituto, siendo recibido por su mayoría como el hombre que haría que las aguas retornaran a su nivel, pues estaban desorientados, ya que la cabeza del comité estatal, no estaba uno de los ellos, en consecuencia no sabían cómo actuar.


Por eso en cuanto vieron que llegaba Preciado Rodríguez, otra vez les regresó la valentía, y los abrazos, saludos efusivos y hasta carcajadas se dejaban escuchar, sentían que con la llegada del senador Preciado otra vez ellos mandaban.

Llegada la hora la diputada Julia Licet Jiménez Angulo, acompañada por el secretario Alejandro Harris Valle, de acuerdo a los estatutos del PAN, iniciaron la sesión del consejo, y desde el momento mismo que se inició la asamblea el grupo e Jorge Luis tenían encomienda de tronar la asamblea.


La voz de iniciar las hostilidades la dio el propio senador Preciado Rodríguez, cuando acostumbrado a imponer, y a arrebatar, se enfrentó a la presidenta estatal del blanquiazul para cuestionarle los cambios dados a conocer al interior del comité directivo estatal aduciendo que no estaban apegados a la legalidad en consecuencia ninguno de los nombramientos anunciados el pasado 4 de octubre, quedaba firme.


Preciado Rodríguez quería imponerle a Julia, aduciendo que los estatutos señalan que los funcionarios nombrados por el presidente estatal no pueden ser destituidos, sino hasta que concluyeran el período para el que fueron designados.

Preciado exigía, principalmente, que se dejara sin efecto el nombramiento de Julio César Chávez Pizano, nombrado por la nueva “jefa” de los panistas, como tesorero del comité directivo estatal.


Jorge Luis Preciado, --dicen los que estuvieron--, andaba que echaba chispas, como endiablado, y a grito abierto le decía a Julia Preciado, que Liduvina Sandoval, si la misma que era la presidenta de la Comisión de Gobierno Interno para la Elección de Dirigentes, era la única tesorera y que debía ser restituida en el cargo.

Julia Jiménez, de manera estoica aguantaba el ramalazo de Preciado Rodríguez y su mayoría de consejeros, que a base de gritos trataban de hacer valer su mayoría al interior del consejo.


La “Jefa” de los panistas, sorteó el vendaval y con base en los estatutos les hacía ver que le asistía la razón, para cambiar a todos los funcionarios del comité directivo estatal del partido y nombrar a quienes debían sustituirlos, y que respecto a que no podían separarse de su puesto los que ya estaban, les aclaraba, que de acuerdo al estatuto, eso es en tanto no llega la persona que va a ocupar el mismo cargo, para evitar que queden acéfalos.


Le gritaban de todo a Julia, la amenazaban con levantarle actas, con que iban a impugnar la sesión ante el Tribunal Electoral y bueno hasta con destituirla del cargo, aduciendo que ellos eran mayoría y podían hacerlo, pasándose por el arco del triunfo la orden dada por la Sala Regional Toluca del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.


La autoproclamación…


Cuando las aguas parecía que se desbordaban, y más fúricos se encontraban Jorge Luis y sus gentes, Julia Jiménez, decretó un receso, abandonando el salón junto con el secretario.

Ese fue el acabose para terminar de desquiciar a los seguidores de Jorge Luis Preciado y al propio Senador, quien acostumbrado a hacer las cosas a su modo, pasando incluso hasta por lo señalado por los estatutos no acertaba a dar crédito a lo que pasaba.


En pleno receso se junta en una “bolita”, como en los partidos de futbol y al separarse, de su ronco pecho exigía a sus seguidores que llamaran a un notario público, para que diera fe que se reanudaba la sesión y que la “voluntad” de la mayoría de consejeros, era destituir a Julia Jiménez y que lo acababan de designar nuevo “presidente interino” del comité directivo estatal del Partido Acción Nacional.


En medio de gritos, hurras y vivas, vitoreaban a Jorge Luis e inmediatamente “alguien” fue por un fedatario público, para que diera fe de la decisión que acababa de tomar la mayoría.

Pero no solamente Jorge Luis Preciado se estaba autoproclamando presidente interino del comité estatal, sino que anunciaba que como secretario general adjunto nombraba a Víctor Torres Herrera, quien junto con Enrique Michel, fueron destituidos por la Sala Regional Toluca del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.


También proponía a los consejeros modificar el orden del día que había sido aprobado, para anunciar el golpe de estado y ratificar a los funcionarios que estaban en el equipo de Enrique Michel.


Y pues ya entrado en gastos ratificaba a Liduvina Sandoval como tesorera y a los demás funcionarios que habían sido sustituidos por Julia Jiménez, los reintegraba a sus cargos.

Jorge Luis Preciado estaba actuando igualito como cuando echaron a Salvador Fuentes del PAN y cuando corrió al propio Enrique Michel de la secretaría general, para adjudicársela.


Y ándale pues como de verdad se la estaba creyendo que ya era él, el nuevo presidente interino el PAN, Jorge Luis, vitoreado por su grupo de consejeros, anunciaba que desde ese mismo momento (jueves 12 de octubre), estaban corridos del Partido Acción Nacional, la presidenta municipal de Manzanillo, Gabriela Benavidez Cobos, junto con Pedro Peralta y otros panistas que se han convertido en una obsesión para el senador.


Pssss, psssss, estamos en receso, nada de eso cuenta…


Cuando más entusiasmado estaba Jorge Luis Preciado, repartiendo cargos y corriendo gentes, una persona que no es afín a su equipo lo vuelve a la realidad, “psss, pssss, oye Jorge Luis, no engañes a los compañeros, tú no puedes estar tomando ninguna decisión. Nada de lo que has hecho tiene ninguna validez, ¿se te olvida que está en receso la sesión el consejo?”.


Preciado Rodríguez trató de revirar afirmando que sí era válido lo que estaban haciendo “pues tenemos la mayoría”, diría.

La interlocutora todavía le dijo, “ay, Jorge Luis, se ve que no has aprendido, has de cuenta que estás en el Congreso y se retira la mesa directiva, aunque ahí estes tú y la mayoría, no puedes autonombrarte presidente… Además tú sabes que los recesos no tienen un tiempo determinado, no son por cinco o diez minutos, sabes que incluso se puede transferir hasta un día siguiente, de dónde sacas que la mayoría del Congreso puede reanudar la sesión, eso es facultad de la presidenta y ella no se encuentra”.


Como una característica de Preciado Rodríguez es la de no aceptar que nadie lo contradiga, de inmediato volteó a sus seguidores y al grito de “¡fuera! ella no debe estar aquí, ¡fuera!, ella no es miembro del consejo”, azuzaba a los consejeros que al unísono comenzaron los gritos de ¡fuera!, ¡fuera!, ¡fuera!


Y al ver que la susodicha persona no abandonaba el salón, dio la orden: “¡hay que sacarla, ella no es parte del consejo!”, para lo cual dos o tres de los más cegados se dejaron ir a donde estaba la persona que había osado dirigirse a Jorge Luis para decirle que lo que estaba haciendo no tenía ninguna validez.


Al ver que se acercaban a ella dos o tres de los seguidores de Jorge Luis, levantó la voz para frenar a quienes iban decididos a sacarla de “cantarito”, “¡tóquenme nomás para que vean, como les va a ir!”, y los retaba ahora ella ¡órale, tóquenme, inténtenlo”, y dirigiéndose al senador le dice, “Jorge Luis, pues si dicen que te acabas de autonombrar presidente interino llama a la fuerza pública, te reto a que la llames y me saques con la fuerza pública, esa es una facultad que tiene el presidente, ándale, te reto a que le llames a la fuerza pública”.


La sangre no llegó al río y Preciado Rodríguez, le dijo a quien había osado contradecirlo, que ellos tenían la facultad de reunirse como consejeros y de que un notario diera fe de los acuerdos de ellos, cosa en la que le dio la razón la persona que contradijo a Preciado y le recalcaba: “Claro como grupo de consejeros afines, ustedes pueden sostener su reunión, pero no tiene validez para la sesión del consejo, porque el consejo está en receso, eso que te quede muy claro”.


Y se retiraba Jorge Luis con su grupo de consejeros a tomar sus “acuerdos” y que el notario público que ya estaba ahí diera fe de ellos, todo ello con la susodicha presente en el salón.


Y mientras eso ocurría, le hablaron a la “jefa” del panismo estatal, para ponerla al tanto, Julia había decretado el receso para acudir a la instalación del Proceso electoral local 2017-2018, del Instituto Electoral del Estado que se estaba desarrollando en las instalaciones del archivo Histórico de la Universidad de Colima.


Se regresó al Edificio Azul, y entró al salón, y apenas anunciaba que se reanudaba la sesión, sin darles tiempo de nada, anunciaba que al ya no existir las condiciones para continuar con los trabajos declaraba concluida la sesión.

Esa jugada no se la esperaban y como es facultad de quien preside los trabajos llevar la asamblea, no les quedó otra más que salirse rumiando el revés que les dio la “jefa” de los panistas.


Amenazaron con impugnar todo, que van a presentar los recursos ante el Tribunal Electoral del Estado, y que van a pedir la destitución de Julia, pero en tanto eso ocurre, la presidenta estatal del PAN se los “comió”, incluyendo a Jorge Luis Preciado.

Eso fue lo que me comentaron que ocurrió… Esta historia continuará.


Para cerrar…


Salgado Aguilar, Misión imposible…

Déjeme decirle que el político colimense panista, pedemista, de convergencia, petista, Gabriel Salgado Aguilar, quedó incluido dentro de los 40 ciudadanos que cumplieron con los requisitos para aspirar a convertirse en candidato independiente a la Presidencia de la República, y desde el primer minuto de este 16 de octubre está facultado para recabar firmas.


Gabriel Salgado, al igual que los otros aspirantes a la candidatura a la Presidencia, deben recabar poco más de 866 mil firmas mínimo en 17 estados del país, para lo cual dispondrán de 120 días de plazo, por lo que de acuerdo a los cálculos deberán levantar diariamente 7 mil 221 firmas.


En 2015, Gabriel Salgado, ya hizo el intento de participar en el proceso electoral como candidato independiente a la gubernatura del estado de Colima, para lo cual debía reunir poco más de 15 mil firmas de apoyo… no lo consiguió, ojalá ahora tenga mejor suerte.


Sin ningún aspirante a diputados federales

En el caso de los aspirantes a candidatos a diputados federales independientes, el plazo venció desde el pasado martes 10 de octubre. Déjeme comentarle que a nivel nacional se recibieron 240 manifestaciones de intención para contender de las cuales solamente 185 resultaron procedentes en 148 distritos de 28 entidades, ninguno en el estado de Colima.


De los 185 aspirantes, dos presentaron su desistimiento, por lo que hay 183 aspirantes en busca del respaldo de la ciudadanía para obtener su candidatura dentro de un periodo de 60 días. El apoyo ciudadano deberá ser equivalente al dos por ciento de la Lista Nominal del distrito al que buscan representar en al menos la mitad de las secciones electorales de la demarcación.


Debo decirle que en Colima, hubo una aspirante al distrito I, que acudió a solicitar su registro ante la Junta Local del INE; la aspirante respondía al nombre de Yesenia Álvarez Gutiérrez, quien presentó su solicitud de registro de manifestación de intención, para ser aspirante a candidata independiente.


Sin embargo su solicitud de registro mostraba inconsistencias, por lo que se le otorgaron 48 horas para subsanarlas, sin embargo no pudo hacerlo. Lo que le faltó a la solicitante consistía, en que no entregó copia certificada de la Asociación Civil conformada para tal efecto; tampoco entregó la copia de la cuenta bancaria aperturada.


Para el Senado de la República, el plazo venció a la medianoche de este domingo. Hasta el sábado no se había presentado ninguna solicitud en el caso del estado de Colima, este lunes confirmaremos si hubo o no algún o alguna valiente, que quiera intentar ir por la vía independiente a buscar la candidatura.


Antes de terminar quiero informarle que el pasado viernes se desarrolló el Foro-Taller “Hacia una Nueva Ley de Protección Civil”, organizado por la diputada única de Movimiento Ciudadano, Leticia Zepeda Mesina, evento que se desarrolló en el auditorio “Lic. Carlos de la Madrid Béjar”, del Supremo Tribunal de Justicia del Estado.


También informarle que el mismo viernes, por la tarde, las diputadas y diputado, Martha Leticia Sosa Govea, Gabriela de la Paz Sevilla Blanco, Edith Velázquez Pineda y Alejandro García Rivera, rindieron su informe anual de actividades legislativas, en el Salón Marbella, en la ciudad de Manzanillo, evento al que convocaron a los representantes de los distintos sectores del puerto.


Y ya para cerrar “Desde la Curul 26”, comentarle que ya declararon formalmente la instalación del proceso electoral 2017-2018, tanto el consejo general del Instituto Electoral del Estado, como el Tribunal Electoral del Estado, mismo que culminará la etapa electiva el domingo 1 de julio, con la elección para renovar las 25 curules del Congreso del Estado y la renovación de munícipes, alcaldes, síndicos y regidores, de los diez ayuntamientos.