Tarea Política

De mal en peor

 José Luís Santana Ochoa  Opinión
Así andan los servicios médicos a cargo de la históricamente muy saqueada Secretaria de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado donde su capitalino titular, Ignacio Federico Villaseñor Ruiz, sigue sin dar pie con bola desde que abdicó a favor de José Julián Martínez Barrera, a quien su socio el caro amigo del disociado José Ignacio Peralta, el israelita Efraín Hendy Zaga, colocó como Director Administrativo donde formalmente ya no está pero sigue operando tras bambalinas el negocio.

La escasez de medicamentos y material de curación en el Hospital Regional Universitario provocada porque Villaseñor Ruiz, Martínez Barrera y Hendy Zaga, se sabe, simularon una compra de los mismos por varias decenas de millones de pesos es tal, que de plano el sábado 14 de octubre de 2017 no programaron allí cirugías por carecer de los anestésicos necesarios para llevarlas a cabo.

Como las malas noticias no llegan solas, los médicos pasantes que llevan ya seis quincenas al hilo sin recibir de Ignacio Federico
Villaseñor Ruiz las compensaciones convenidas para su supervivencia, el lunes 16 de octubre de 2017 de plano pararán labores como protesta para exigir el trato digno y justo a que tienen derecho. Hay que recordar que ya antes, hace unas semanas, los
médicos residentes de la misma institución hospitalaria protestaron públicamente por el importamadrismo de Don Nacho Federico y del mismo José Ignacio que tiene muy agraviada a la comunidad médica de Colima porque en ella no encontró a nadie digno de ocupar el cargo de Secretario de Salud y Bienestar Social de su disociada y decepcionante administración estatal.

En lugar de oír y escuchar a los protestantes médicos residentes del HSR y darles respuestas a sus fundamentadas demandas, el
secretario a distancia Villaseñor Ruiz que pasa más tiempo en la ciudad de México que en Colima, se fue por la vía fácil del
hostigamiento laboral a los quejosos y de otras formas de represión, mismo proceder que observará con el grupo de médicos pasantes que le protestarán el próximo lunes.

Los graves problemas de corrupción e incapacidad de respuesta a las demandas de atención médica y hospitalaria que aquejan a la SS y BS del Gobierno del Estado también se manifiestan, por ejemplo, en los centros de salud como los de “San Joaquín”, “El Trapiche” y “Alcaraces” en el municipio de Cuauhtémoc que están en pésimas condiciones físicas, carentes de mantenimiento, con el mobiliario deteriorado y sin el abasto debido de medicamentos del cuadro básico, carencia que obliga a los pacientes a comprar el medicamento en farmacias particulares afectando severamente su bolsillo.

“Lamentable que el gobernador ponga en riesgo la salud de los habitantes de los cuauhtemenses, quienes tienen que gastar hasta lo que no tienen en médicos particulares para atenderse como es debido los problemas de salud que padecen, pero esta situación parece importarle poco “, acusa su regidor José Gudiño convencido de que “con la salud no se juega autoridades del ámbito estatal, los exhortamos a que solucionen a la brevedad posible, los problemas que hay en los Centros de Salud de San Joaquín, El Trapiche y Alcaraces”.

Como siempre, no tiene la culpa el indio, en este caso Federico Villaseñor Ruiz, sino quien lo hizo compadre, José Ignacio Peralta, a quien el personal médico y de enfermería del Hospital Regional Universitario y de los centros de salud, los pacientes y la comunidad en su conjunto deben reclamarle la falta de medicamentos y material de curación y las notorias fallas en cobertura y calidad de los servicios de salud que el personal médico y paramédico presta cada vez en condiciones más precarias a la población.

EL ACABO

Porque “el descuido y desaseo en el manejo de los recursos públicos” siguen igual o peor en la Secretaría de Salud del Gobierno del Estado de lo que estaban en los gobiernos para olvidar de los nefastos Jesús Silverio Cavazos Cevallos y Mario Anguiano Moreno, para hacer feliz al gremio médico y paramédico del estado y a los miles de colimenses que necesitan de los servicios médicos públicos, José Ignacio Peralta debe a la voz de ya correr a escobazos a José Julián Martínez Barrera, igual que lo hizo recientemente con su ex Secretario de Educación , Óscar Javier Hernández Rosas.