Análisis Político

Virgilio Mendoza inicia nueva etapa

 Abel González Sánchez  Opinión

Con la toma de protesta de Virgilio Mendoza Amezcua como Secretario General del Pvem ante grupos verde ecologistas de los diferentes municipios y empresarios del estado constituidos en Asamblea Estatal, en donde señaló que la política es de sumas no de restas y que tampoco es de pleitos si no de uniones y de acuerdos, se inicia una nueva etapa política de este partido rumbo al proceso electoral del 2018, pero también del propio dirigente estatal quien manifestó su amistad con el gobernador Nacho Peralta y Gaby Benavides, alcaldesa del puerto.

Pareciera que el partido verde ecologista va con todo para mantener las dos alcaldías, la de Armería y la de Minatitlán, pero pretenden ganar más espacios en el siguiente proceso electoral según trascendió en dicha reunión en donde eligieron delegados estatales y nacionales del partido. Lo cierto es que es probable logren superar la presencia política de varios partidos debido al activismo del nuevo dirigente, que prácticamente funge como presidente ya que la Secretaría General es el grado máximo de esta dirigencia.

¿PORQUÉ SALE A MÉXICO EL GOBERNADOR?

Un gobernador en la actualidad, para sacar adelante la problemática de una entidad sobre todo como la nuestra, está obligado en hacer gestiones personales ante la Federación para bajar recursos que se requieren en obras y acciones de gobierno; para eso es necesario salir de la entidad y estar en constante comunicación con el propio presidente de la República, con secretarios, con subsecretarios, con senadores, con diputados federales, etcétera.

Muchos de los problemas que el mandatario José Ignacio Peralta Sánchez ha resuelto en cuestiones financieras, muy dañadas por los últimos 10 años por una mala planeación o administración, han sido, desde luego, por ir a hablar con los responsables del dinero en México, apersonarse con ellos hasta ser atendido y regresar con una respuesta satisfactoria a sus peticiones. 

Se necesita, por supuesto, desplazarse, y si se requiere respuesta inmediata no hay otro medio de transporte que el avión, es necesario, esto, sin embargo, no quiere decir que se deba emplear de manera irresponsable; para eso debe haber una logística muy bien planeada y sólo viajar cuando sea necesario o muy indispensable, no más. 

Nacho Peralta decidió vender el avión, por generar costos altísimos en mantenimiento, en combustible, entre otros; se vendió en 2 millones 150 mil dólares, dinero que se empleó, por ejemplo, en la rehabilitación de espacios deportivos y próximamente en la creación de un Centro Regional de Oftalmología. A partir de ese momento, es decir, al ya no tener el avión del gobierno del Estado, se gasta al mes aproximadamente la mitad que antes, quizás, pues se sabe que oficialmente antes se gastaban 1 millón 068 mil pesos con el tipo de cambio actual, alrededor de 60 mil dólares.  Un ahorro importante; un ahorro de recursos que abona a la estabilidad de las finanzas del Estado, que es el sello del mandatario. Más lamentable sería que tuviéramos un gobernador burócrata, encerrado en sus oficinas y sin contacto permanente y directo con los miembros del gabinete federal, cuando bien sabemos que gracias a los recursos federales sobreviven la mayoría de las áreas gubernamentales estatales y municipales, incluyendo las obras de las delegaciones federales.