No hay austeridad en gobiernos municipales: ¿Cómo vamos Colima?

 Redacción   23-08-2017     Sociedad

De acuerdo a la Cuarta Evaluación de Cumplimiento de Compromisos que lleva a cabo la organización ¿Cómo Vamos Colima?, los presidentes municipales de Colima, Manzanillo y Tecomán, Héctor Insúa García, Gabriela Benavides Cobos y Guadalupe García Negrete, respectivamente, no tienen un gobierno austero.

Del alcalde Héctor Insúa García, la evaluación refleja que hasta junio de 2017 el gasto va a la alza, pues se incrementó un 5 por ciento, principalmente en el gasto de cabildo y en comunicación social.

En cuanto al gasto corriente hay un retroceso, pues se ha incrementado de 2015 a 2017 en un 7 por ciento, al pasar de 235.5 millones de pesos de gasto en 2015 a 251.8 millones de pesos en el primer semestre de 2017.

El alcalde también sale mal calificado en seguridad, recaudación y generación de empleos, pues obtiene un 21 por ciento de calificación en el abatimiento de los delitos del fuero común, 51 por ciento en incrementar los ingresos municipales y 60 por ciento en generación de empleos.

Por su parte, el alcalde de Tecomán, Guadalupe García Negrete, no sólo gasta más su despacho, pues de acuerdo al reporte hay un exceso en gasto corriente,  además de incrementar la deuda del municipio y no recauda correctamente.

En cuanto a la mejora de servicios públicos en el municipio y reducir índices de pobreza, no presenta información completa, además de salir mal evaluado con un 25 por ciento en otorgar facilidades para un observatorio ciudadano de seguridad.

Otros rubros que refiere la Evaluación de Compromisos está el 34 por ciento en gasto para atención y promoción de la salud, 35 por ciento en abatir delitos del fuero común y 42 en incrementar ingresos municipales.

El único rubro en donde el edil iguanero ha cumplido es la generación de nuevos empleos formales, un 5 por ciento por año.

La alcaldesa de Manzanillo, Gabriela Benavides Cobos, no registra avances en reducción del gasto del despacho de la presidencia municipal, ni en reducción del gasto corriente, ni en generación de empleos.

Destaca la evaluación que administración de Benavides Cobos no ha incrementado la deuda pública municipal, destina el recurso comprometido para atención y promoción de la salud, y se han reducido los índices de pobreza del municipio.

La alcaldesa de Villa de Álvarez, Yulenny Cortés León, no reporta información suficiente para que evalúen el gasto de su despacho, su trabajo para mejorar los servicios públicos ni para reducir la pobreza.

Está reprobada en facilidades para el Observatorio Ciudadano de Seguridad, en abatir delitos del fuero común, no ha reducido el gasto corriente, no hay lo estimado en generación de empleos, ni en atención y promoción de la salud.

Sus mejores calificaciones son 79 por ciento en el incremento de ingresos municipales y 100 por ciento en no incrementar la deuda pública municipal.

Salomón Salazar Barragán, primer edil de Comala, obtiene buenas calificaciones en facilidades que otorga al Observatorio Ciudadano de Seguridad, así como no incrementar la deuda del municipio y en mejorar la recaudación.

Sus resultados son medianos en seguridad y generación de empleos y reprobatorios en reducción del gasto del despacho del presidente, reducción del gasto corriente, recursos para atención y promoción de la salud, reducir índices de pobreza y mejora de los servicios públicos.

El alcalde de Minatitlán, Horacio Mancilla Fuentes obtiene su peor calificación en recaudación, por abajo del 50 por cientos en mejora a los servicios públicos, reducir el gasto corriente, reducir el gasto del despacho del presidente y en destinar recursos para atención y promoción de la salud.

Logra 100 por ciento de cumplimiento en otorgar facilidades para el Observatorio Ciudadano de Seguridad, no incrementar la deuda municipal, generación de empleos y reducción de índices de pobreza; así como 95 por ciento en el tema de la seguridad.