Dan el último adiós a Doña Andrea Figueroa Rodríguez

 Gilberto Ibáñez Anguiano   21-08-2017     Entidades
Familiares, amigos y seres queridos dieron el último adiós a la señora Andrea Figueroa Rodríguez, quien era una de las sobrevivientes del ciclón registrado el 27 de Octubre de 1959, dejando centenares de muertos y cuantiosos daños materiales en Minatitlán.

La misa se llevó a cabo en el Templo de la Inmaculada Concepción, donde el presbítero Manuel Álvarez habló del ejemplo de perseverancia, tenacidad y esfuerzo que fue Doña Andrea.

Antes de que el sacerdote diera la bendición, el profesor Tomás Naranjo leyó una excelente reseña de lo que en vida fue la Señora Andrea así como, contó algunas anécdotas, ya que tuvo la dicha de ser maestro de la mayoría de los hijos de Doña Andrea, “mire profesor, de aquí para haya son como sus hijos, repréndalos si es que lo ameritan porque yo quiero que sean gente de bien”, a lo que le respondí, “claro que si Doña Andreyita, cuente con eso, pierda cuidado”.

Fue impresionante ver su ataúd, lucía esplendoroso, ya que estaba cubierto por un precioso rebozo de deshilado que fue elaborado con sus propias manos, con esmero, ingenio y creatividad, que fue expuesto en el reciente Cuarto Encuentro Regional de Danza Centro Occidente del Rebozo y el Sarape, efectuado del 24 al 29 de abril de este año en el Teatro Hidalgo.

Una vez leída y escuchada por los asistentes a la misa, el párroco dio la bendición y el cortejo fúnebre partió rumbo al Panteón Municipal, tanto en misa como en el recorrido, el Mariachi hizo que la concurrencia tuviera sentimientos encontrados, la tristeza les invadía pero a la vez, el júbilo florecía ya que Doña Andrea fue un gran ser humano que será recordado por siempre por sus excelentes aportaciones al municipio minatitlense.

Ya en el cementerio, le fue rezado un rosario y hubo intervenciones de su hermana, sus hijos y sus nietos quienes la recordaron por sus virtudes y cualidades que en vida ostentó y los sabios consejos que les dio.

Tristeza, melancolía, llantos, ovaciones y mar de gratitudes, fue lo que floreció en el velorio, en la escala que hizo en el Templo de la Inmaculada Concepción para la misa de cuerpo presente y en su trayecto al Panteón Municipal para ser sepultada, tapizada de hermosos arreglos florales.

Minatitlán pierde físicamente a un ser querido, pero en las mentes y los corazones vivirá por siempre, descanse en paz Señora Doña Andrea Figueroa Rodríguez, que Dios la tenga ya en su Santa Gloria.