Todo lo que debes saber del eclipse solar 2017

 Redacción   17-08-2017     Ciencia

El lunes 21 de agosto en todo el territorio mexicano se podrá apreciar de forma parcial un eclipse de sol, visible en su totalidad en Estados Unidos. Este fenómeno, apreciado desde la antigüedad, implica una alineación entre el sol, la luna y la Tierra; sin embargo, para poder observarlo de forma adecuada y sin riesgos para la vista es necesario tomar en cuenta ciertas medidas de seguridad, además de otras consideraciones que el doctor en astrofísica del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), Raúl Mújica García, explica en entrevista para la Agencia Informativa Conacyt.

Agencia Informativa Conacyt (AIC): ¿Qué es un eclipse?

Raúl Mújica García (RMG): Un eclipse es la alineación entre el sol, la luna y la Tierra y eso aunque parezca que puede suceder de manera frecuente porque la luna da vueltas alrededor de la Tierra cada mes, resulta que el plano en que la luna está orbitando está inclinado con respecto al plano en que la Tierra gira alrededor del sol, es por eso que no tenemos un eclipse cada mes, porque las órbitas no están alineadas, pero cuando esto sucede y se alinean estos puntos se le llaman nodos, y esas ocasiones son importantes de observar porque no son frecuentes.

AIC: ¿Qué sucede en particular en un eclipse de sol?

RMG: En un eclipse solar simplemente la luna, en su fase llena, se interpone entre el sol y la Tierra. La sombra de la luna se proyecta sobre la Tierra, y esa sombra que hace la luna tiene dos componentes: uno se llama la “umbra”, que es la parte más oscura de la sombra, y la otra es la “penumbra” que es más amplia, pero menos oscura.

En la parte de la umbra, todos los lugares que la abarquen se observará el eclipse total y los que estén en la penumbra observarán un eclipse parcial, como en el caso de México, en este eclipse.

AIC: ¿Cómo se predice un eclipse?

RMG: La configuración es simple, sol, luna y Tierra, pero recordemos que el plano en el que orbita la luna es inclinado unos cinco grados respecto al plano de la órbita de la Tierra alrededor del sol. Estas órbitas alrededor de la Tierra son eclípticas, por eso a veces está muy cerca la luna de la Tierra y cuando está más cerca se ve más grande y cuando está más lejos se ve más chica y entonces al momento de hacer los cálculos de las posiciones de cuándo va a estar la luna cerca de los nodos, es decir, alineada con el sol, también se tiene que considerar el cálculo de la distancia y el tamaño aparente.

Cuando por ejemplo, la órbita de la luna se cruza con la eclíptica en dos lugares llamados nodos, de tal manera que los eclipses solo pueden ocurrir cuando el sol esté cerca de la dirección de un nodo, si la luna está cruzando el mismo nodo, tenemos un eclipse solar, y si está cruzando el otro nodo, tenemos un eclipse lunar. De otra manera, un eclipse solar solo puede ocurrir durante una luna nueva y un eclipse lunar durante una luna llena.

Así se hacen cálculos, partiendo de las leyes de la gravitación, las leyes de Newton, las leyes de Kepler, las cuales se aplican para hacer los modelos que se pueden predecir para muchos años.

Pero existe también otra forma más sencilla de predecirlos, mediante la observación. Desde la antigüedad se ha determinado que estos fenómenos son cíclicos, por eso hay algo que se llama el "ciclo de saros", que en griego significa repetición, y en estos ciclos un saro tiene 18 años, 11 días y un tercio, es decir, cada 18 años con 11 días y un tercio de día se repite un eclipse aunque no en la misma zona debido a ese tercio de día, y si esto lo multiplicamos por tres nos da 54 años con un mes, entonces cada 54 años con un mes es cuando se repite el eclipse. Estas observaciones fueron registradas por los antiguos y era la forma en cómo predecían los eclipses.

AIC: ¿Cuáles son las recomendaciones para no estar en riesgo?

RMG: La recomendación principal en todo el país es que no lo miren de manera directa en ningún momento porque la observación directa es más peligrosa en los eclipses parciales que en los totales, pues en el segundo se cubre totalmente el disco y en el parcial no se aprecia esto, se asemeja al efecto del paso de una nube, pero incluso cuando hay eclipse total la recomendación es solo verlo de manera directa cuando el sol está totalmente cubierto y dejarlo de ver casi de inmediato.

Para este eclipse se sugiere buscar a un especialista en el tema, como son los integrantes de los comités de la Noche de las Estrellas o en las sedes de las universidades, donde habrá telescopios y binoculares con filtros especiales.

En el caso del INAOE también se colocarán algunos telescopios, pero por tratarse de un día complicado por ser inicio de clases y en un horario de salida del turno matutino, se invita a las personas a que acudan a las sedes que habrá en lugares públicos de forma gratuita en todo el país.

Pero insisto, no se debe observar el eclipse a través de los cristales de soldador, ni cristales ahumados, ni lentes polarizados, ni ningún otro instrumento que diga que es protector de UV. El problema es que no cuentan con la calidad para bloquear la luz UV; no son uniformes y pueden tener defectos como fisuras que pueden causar daños severos en la visión. Tampoco es recomendable tratar de mirar el eclipse a través de las nubes porque son irregulares, o en el reflejo del agua colocada en algún recipiente.

AIC: ¿Cómo observar de forma segura el eclipse parcial?

RMG: La sugerencia es acercarse a un especialista que tenga el equipo con los filtros adecuados para poder verlo. Sin embargo, si esto no es posible, se puede ver de manera indirecta. La forma de hacerlo es realizar en una cartulina o en una hoja de papel un agujero con la punta de un alfiler y proyectar la luz que pasa en otra hoja y observarlo en la imagen proyectada. No ver a través del agujero.

También se pueden utilizar espejos para proyectar la imagen reflejada en una pantalla o en una pared. Se puede ver también a través de las sombras de las hojas de los árboles, no a través de las hojas, sino observar las sombras que se proyectan a través de las hojas.

También se puede ver apuntando un par de binoculares al fenómeno, sin mirar directamente, sino más bien observando la imagen que se proyecta en el suelo por el otro extremo.

En Puebla, por ejemplo, se espera concretar de 20 a 30 sedes en distintos puntos, entre los que destaca el INAOE, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, la Universidad Iberoamericana Puebla, la Universidad de las Américas Puebla, la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, así como sitios turísticos y parques donde el paso de estudiantes y familias sea constante para que la gente se acerque y pueda observar el fenómeno de forma segura.

Nuestra idea es ir e instalarnos donde pasa la gente. No estamos convocando como en la Noche de las Estrellas a que las personas se congreguen en un lugar determinado sino que iremos a más de 20 sedes donde la gente estará transitando y para eso pueden consultar la página www.inaoep.mx, en la sección de eventos.