¿Por qué ocupa México el primer lugar en obesidad infantil?

 Redacción   05-07-2017     Ciencia

Con base en revisiones estadísticas y una investigación documental que comprende un periodo de quince años —de 2000 a 2015—, la doctora en estudios del desarrollo Cristina Almeida Perales determinó los factores sociales involucrados en el sobrepeso y obesidad escolar de la zona metropolitana Zacatecas-Guadalupe. Esta tesis de investigación doctoral la hizo acreedora a una mención honorífica por parte de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ).  

El doctor Rodolfo García Zamora, miembro nivel II del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) y asesor de este proyecto en la Unidad Académica de Estudios del Desarrollo (UAED-UAZ), indicó en entrevista con la Agencia Informativa Conacyt que el estudio referido rápidamente llamó la atención de la sociedad zacatecana debido a la posición que ocupa México a nivel internacional en el tema de desnutrición aparejada con la obesidad infantil. 

“A nivel mundial, en este momento México ocupa el poco honroso primer lugar en obesidad infantil. La relevancia de esta investigación consistió en abordar un panorama mundial sobre obesidad y sobrepeso, analizar qué es lo que está pasando con México y conocer cómo se expresa este hecho en esta zona metropolitana, con un trabajo de campo basado en cientos de entrevistas a niños, maestros y padres de familia de las escuelas primarias”.

Ante esto, informó que la doctora Cristina Almeida determinó en su investigación cuáles son causas estructurales, económicas, sociales, familiares y personales que podían explicar este fenómeno pernicioso de desnutrición y obesidad en la población infantil en escuelas primarias públicas y privadas de los municipios de Zacatecas y Guadalupe.

“Es importante señalar que para este proyecto, la doctora Cristina contó con el respaldo de una experta en cuestiones alimentarias, la doctora Michelle Chauvet Sánchez, de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Azcapotzalco, así como del doctor Felipe Torres Torres, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, que fortalecieron al doctor Roberto Soto y su servidor como los asesores de esta investigación”.

Manifestó que los principales hallazgos y aportes de este proyecto de investigación ya han sido presentados y publicados en dos eventos internacionales de alimentación y nutrición. El primero en el XV Congreso Internacional del Observatorio de la Alimentación y Fundación Alicia, en Barcelona, España, en junio de 2015; el segundo, en el IV Foro Bienal Iberoamericano de Estudios del Desarrollo, del 16 al 18 de mayo en Quilmes, Argentina.

Más allá de las causas inmediatas

La doctora Cristina Almeida Perales, quien se desempeña desde hace 12 años como docente investigadora en estadística dentro del área de Ciencias de la Salud de la UAZ, expuso que entre la experiencia con sus alumnos era muy repetitivo el tema de sobrepeso y obesidad, cuyos resultados eran enfocados en las causas inmediatas, hecho congruente con el perfil, estilos de vida, dieta y actividades físicas del paciente.

“En estos trabajos se obtenían las causas inmediatas que intervienen en el sobrepeso y obesidad de las personas; pero luego empezó nuestra inquietud y quisimos darle un nuevo enfoque para conocer más allá de ellas, ¿a qué se debe que tengamos malos hábitos como población?, ¿qué es lo que sucede cuando muchos tenemos la voluntad de cambiar nuestra forma de alimentación pero persisten estas prácticas?, ¿qué pasó para que ese tipo de alimentos terminara en nuestros platos y nosotros con esas elecciones?”.

Exteriorizó que desde 2006 este tema en México se convirtió en un foco rojo cuando la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición indicó que 34 por ciento de los niños en edad escolar tenía sobrepeso y obesidad. Esto hizo que activistas y organizaciones sociales se preguntaran qué había hecho el estado para evitar o prevenir el problema y al revisar las políticas públicas no encontraron nada en absoluto.

“Con esto surgió el interés de revisar esa parte y saber en qué medida el estado y la industria alimentaria habían sido cómplices de esta situación y en el que terminan con un discurso que indica que cada uno de nosotros es responsable de lo que está comiendo y de la condición en la que se encuentra. Entonces nos dicen que es cuestión de elección individual, algo que es válido cuando una persona se desarrolla en un entorno favorable y con información para tomar mejores decisiones. Esto no sucede con la mayor parte de los mexicanos, ya que más de la mitad vive en condiciones de pobreza”.

Almeida Perales aclaró que otros de sus alumnos han documentado que tener un buen ingreso económico no asegurará la buena calidad de alimentación de las personas, pues también tiene que ver su conocimiento en nutrición y en qué medida desean mantener su nivel de salud.