Entregan presea Alejandro Rangel Hidalgo al escultor Sebastián

 Redacción   01-05-2017     Cultura

En sesión solemne y en el marco del Segundo Festival Internacional del Volcán, el cabildo capitalino otorgó la presea Alejandro Rangel Hidalgo al prestigiado escultor mexicano Sebastian. “Sin los artistas y sus creaciones nuestra forma de entender la realidad estaría limitada a una racionalidad sistematizada por lo cotidiano y por un status predeterminado que nos impide ver más allá”, dijo el alcalde Héctor Insúa.

La Presea Alejandro Rangel Hidalgo, reconoce la trayectoria y proyección mundial de artistas mexicanos en diferentes ámbitos: pintura, escultura, literatura, danza, fotografía, artes plásticas; busca dar reconocimiento a estas joyas mexicanas cuya honradez intelectual y capacidad creativa han logrado revolucionar o embellecer el mundo.

Este reconocimiento fue bautizado así, también en reconocimiento a un gran artista local, con el nombre de Alejandro Rangel Hidalgo. Esta distinción, materializada en forma de medalla con inscripciones y grabados, se entrega por segunda ocasión en el marco de la fiesta de la cultura, el Festival Internacional del Volcán.

Colima tiene el privilegio de contar con diversas muestras de arte de Sebastian, cuyo nombre es Enrique Carbajal, por eso el presidente municipal  de Colima dio a conocer con satisfacción a la sociedad colimense que su gobierno, a nombre de los habitantes de la ciudad de Colima, entrega esta distinción al reconocido escultor.

Héctor, dijo que de Sebastian tenemos mucho aquí en Colima, “y qué bueno: el Museo de Escultura y la obra monumental: La Palma del Camino Real de Colima, ubicada en el norte de la ciudad capital del estado; el  Pez Vela, de 30 metros, colocada en el Puerto de Manzanillo; El Limonero, árbol de la vida, de 30 metros, en la ciudad de Tecomán, y el Atado, de 9.93 metros localizada en la parte frontal del Museo de Escultura Sebastian”.

Sebastian, expresó su emoción de haber recibido la Presea Alejandro Rangel Hidalgo; se dijo colimense de corazón y que lo único que se lograba al entregarle este reconocimiento era comprometerse más con la cultura para el estado.

El originario de Camargo, llegado a la ciudad de México a los 17 años e inspirado por David Alfaro Siqueiros, dijo que la vida a esa edad, no la sufrió, sino que le permitió forjarse, aprender y trascender, “mezcle nuestro mestizaje, la visión grecolatina, lo español, la sangre prehispánica, soy un mestizo en el quehacer plástico”.

El artista, reiteró su afinidad con Colima, incluso dijo, que en este estado hay más obra suya que en mismo Chihuahua, “aquí hay siete obras mías y allá solo cinco”.

Finalmente destacó la importancia de incrementar las muestras artísticas en el Museo Nacional que lleva su  nombre, a lo que reiteró su compromiso con Colima  y su desarrollo cultural.